Se ha producido un error en este gadget.

viernes, 28 de enero de 2011

Auditorio Adán Martín

Esta mañana el Cabildo, por unanimidad, aprobó una propuesta institucional, que nació de la idea de Antonio Alarcó, y de la que hablábamos muchos amigos desde el día de la muerte de Adán y de la que más amigos aún se alegran hoy.

La propuesta es básicamente que el Auditorio de Tenerife pasa a llamarse Auditorio Adán Martín.

Siempre será de Tenerife y siempre será de Adán.

Fue una de las obras donde más ilusión puso pero no solo por la obra arquitectónica en sí, sino por lo que suponía: la recuperación de una zona de la ciudad de Santa Cruz que era como la otra rivera abandonada e industrial del barranco de Santos,  un arrabal hasta que él  soñó, planificó y trabajó con su gente por cambiar esa realidad y convertirla en la parte más nueva y con posibilidades de la capital de Tenerife.



En medio de aquel arrabal, al lado de lo que era el lazareto de Santa Cruz él soñó con el Auditorio, y lo hizo realidad. Se merece llevar su nombre y nosotros nos merecemos el placer de ir a "El Adán"  a disfrutar de la música cada vez que queramos.

Así sabremos al mirar al cielo del auditorio que él está por ahí, su espíritu y su forma de hacer las cosas estará con nosotros, siempre. Y cada día más presente.

32 comentarios:

Laura dijo...

Cuanto se lo merece es incalculable.Que buen tipo.Que currante.Que capaz de anciparse.

Laura dijo...

Cuanto se lo merece es incalculable.Que buen tipo.Que currante.Que capaz de anciparse.

Anónimo dijo...

Se lo merece porque era un político distinto. Buena persona.

Domingo dijo...

Acción,reacción,repercusión.Tuvo un sueño, se lo curró y ahora la sociedad unanime lo reconoce. Bien por esa decisión.Volver al origen de las cosas no es retroceder.Y EL ORIGEN DEL AUDITORIO ESTA EN ADAN.

Anónimo dijo...

Vaya la verdad es que estoy impresionado de los comentarios aqui en este blog."la sociedad unanime se lo reconoce"".Por favor ustedes piensan que somos imbeciles o en que mundo viven.Hagan una votacion y verán como la sociedad unanimemente rechaza que le pongan un nombre de un politico a una obra pagada por todos. Ya esta bien de esta tomadura de pelo y de hacerse homenajes unos a otros a la costa de todos nosotros.

Tomascopolo dijo...

Anónimo y tu que has hecho para merecer un homenaje? Aparte de ser un inculto? No sabes que es habitual que los buenos políticos se recuerden a través de su nombre en edificios plazas y parques? Por ejemplo no sabes que el parque garcia sanabria se llama Asi porque ese señor fue un buen alcalde que creo ese parque? Y que el George pompidou de Paris es un centro cultural de Paris que lleva el nombre de un buen presidente Frances? Y tantos otros casos?
Adan Martin se merece esto y mucho mas. Un respetito que ha sido el político mas votado y mas querido

Francisco Martín Bencomo dijo...

Dulce creo que es cierto que Adán merece que el Auditorio lleve su nombre, pero como una excepción, pocos políticos en Tenerife merecen una distinción así, pero Don Adán sí. Y la verdad hay que decirla como se siente.

La gata del tejado dijo...

Auditorio Adán Martín, suena bien.Y me caía bien.Un gran hombre.Se lo merece.No como otros que se deberían ir ya de su cargo,y no me refiero a ti.

V.R.P. dijo...

Es un símbolo no solo el Auditorio, sino un símbolo de lealtad histórica el gesto con Don Adán que se merece que el Auditorio y muchas cosas más lleven su nombre.

Dulce Xerach dijo...

Anonimo, hemos hecho muchas votaciones, cada elección a la que Adán se presentó, por ejemplo. Y todas las ganó. No olvides que nunca nadie ha sacado más votos que él, en toda Canarias en su circunscripción, llegando a sacar 8 diputados la última vez que se presentó por Tenerife. Eso no lo ha conseguido nunca ni Jerónimo Saavedra, que es el único político, junto a Manuel Hermoso con quien podríamos compararlo por su talla política.

Anónimo dijo...

Pues deberían haber tenido más cuidado y antes de publicitarlo registar el dominio web, alguien parece que se les adelantó...

http://www.sync.es/dominios/whoisdata.php?auditorioadanmartin.com

Anónimo dijo...

Primero a Tomascopolo:
Mira no vayas a comparar a Pompidu o a Garcia Sanabria con los politicos que actualmente nos gobiernan en esta Isla. Para empezar te diré por si no lo sabes que Garcia Sanabria jamas cobró sueldo y no vivió de la politica como otros.Que organizó una suscripcion popular para crear ese parque.Respecto a Pompidu mejor ni contestarte. Me parece esa comparacion de risa.Lee la historia de pompidu y despues hablamos
Segundo a Xerach:
Hagamos una consulta popular y en un noventa por ciento de los casos estarian en contra de poner el nombre de un politico a una obra pagada por todos.Eso seguro. Respecto a lo que dices de los votos mejor es ver y analizar como se conseguian esos votos.
Por lo demas es de verguenza como ellos se lo guisan y se lo comen. La proxima será poner al muelle de Santa cruz Miguel Zerolo, o al Teide cambiarle el nombre y ponerle Hilario Rodriguez por ser un hidalgo de Nivaria.

Anónimo dijo...

Por supuesto que es comparable la figura de Adan Martin con la de Garcia Sanabria. Es superior la capacidad de visión de Adan Martin. Cosa que se ira viendo con la distancia de los hechos. Es comparable con figuras como la de Juan Negrin. Y por que con Pompidou. Cada uno en su época y con sus circunstancias.
Un historiador canario.

Anónimo dijo...

Ni se lo merece, ni es lo que la mayoría quiere. Y así se lo enseñaré a mis hijos.

la zarzamora dijo...

Sinceramente no entiendo cual fué la razón por la que elegir el Auditorio. Por qué no el ferias y congresos que no es un recinto tan "cultural", o simplemente un agradecimiento con tintes más moderados. Auditorio de Tenerife como marca está muy bien, nos representa a todos y todos lo hemos disfrutado de una manera u otra, pero el hecho de ponerle el nombre de un político, me dá igual quién, significa no respetar a la totalidad del pueblo. Me dirá que salió con todos los votos favorables y bla bla, pero ahora mismo no tengo ganas de entrar al auditorio, que ya no es un espacio libre, como la cultura, lo habéis politizado. Seguramente esto que estoy diciendo no te gustará por tu cercanía personal con el sr.Martín, pero no lo digo por él, que en paz descanse, lo digo porque creo que se trata de otra estafalaria decisión a la unanimidad de los pol´ticos que hace ya tiempo dejaron de representarnos.
Dejaros ya de enalteceros.

Tomascopolo dijo...

Anonimo historiador, gracias por dar la cara, y también por dar una opinión más fundada que la del anónimo uno que no da la cara.

Anonimo uno: si se hiciera ahora mismo una consulta popular sobre que nombre se debía dar al auditorio de tenerife y se explica a la población quién hizo qué por ese edificio por supuesto que saldría abrumadoramente a favor de que llevara el nombre de Adán Martín.

Tu eres de los que siempre están criticando a CC y pensando que siempre van a perder. Pues no pierden las elecciones hasta ahora.Y Don Adán las ganó siempre.Y cuando se quiso retirar, se retiró honradamente de la política.

Compararlo con Zerolo si que es de ignorante por tu parte.Ni Zerolo ni Melchior le llegan ni a la altura del zapato,por supuesto estoy contigo en que esos dos no se merecen que nada lleve su nombre.Pero es que amigo hay que distinguir.Hay que tener nivel para hacer lecturas históricas como hace el anónimo historiador canario, que pone sobre la mesa otro nombre interesante: Juan Negrín.¿Es comparable la figura política de Juan Negrín con la de Adán Martín? y nuestro amigo historiador dice que sí.Y yo me lo creo.Y ahora que ha salido el debate Dulce,creo que deberías hacer algo al respecto para que no quede en duda jamás la figura de Don Adán,a quien tanto querías.

Anonimo uno me has hecho enfadar:los ciudadanos deberían ser más críticos-sentido crítico como dijo alguien por ahí en este blog-y respetuosos con las personas que lo merecen.Y Don Adán lo merece.

musician dijo...

Me parece una de las pocas buenas noticias del año que se haya tomado la decisión de poner el nombre de Adán Martín al Auditorio.Soy músico de la Orquesta Sinfónica de Tenerife y cuando él se ocupaba de ella, y tu también que eras la presidenta, es cuando mejor ha estado.Ahora no sabemos si podremos cobrar el sueldo todo el año o si disolverán la orquesta un día de estos.Pero sabemos que si estuviera Don Adán en el Cabildo él lo arreglaría,porque cuando nosotros empezamos también había mucha crisis y él lo arregló.

Sentí mucho su muerte.Me alegraré cuando vaya a su auditorio.No entiendo a la gente que se opone sin entender nada y sin saber.Gracias Dulce

Dulce Xerach dijo...

Creo que fue el Auditorio porque fue su obra cumbre. Efectivamente podría haber sido el recinto ferial o cualquier carretera pero ha sido Asi. Eso no le quita libertad, al contrario, redobla la libertad democrática sobre la que fue hecho ese edificio y dice mucho de un pueblo que sabe agradecer el trabajo bien hecho.

No voy a comentar las afirmaciones sobre la altura política de Adan precisamente por no cercanía a el pero estoy segura de que el tiempo, Dia a Dia, lo ira poniendo en el lugar que se merece. Por ahora me conforta saber que tanto como le admire yo lo hace otra mucha gente. Y agradezco el gesto del cabildo, por eso lo escribí en este blog.
Ahora solo espero que no quede en el papel sino que se potencie su implantación.

Anónimo dijo...

Le doy la razón a musician, antes todo iba mucho mejor, pero admítame que comparar cualquier gestión con la que hemos vivido estos últimos 4 años en cultura sería de risa, la cultura ha estado, en este mandato, en manos de incultos torpes y encima vanidosos. Y no sólo ellos han sido los culpables, aquellos que los han apoyado y han intentado servirse de ellos también tienen su responsabilidad.
Volviendo al tema, me dá igual cómo llamen al auditorio, siempre que este proceso, incluido su rebautizo y fiestas varias para celebrarlo no implique gastarse nuestro dinero que bien podría ayudar a muchas familias. Ni papeos por la gorra ni plaquitas ni empresa de eventos, ni ni ni ni

Anónimo dijo...

Que pena que ya nadie se acuerde en estos tiempos de vacas flacas, cual era el presupuesto inicial y cual fue su coste final. Su obra cumbre como alguien comenta nos costo mucho dinero, muchísimo, yo pienso que la obra cumbre de un político no deben ser estructuras de sólido cemento, sino el bienestar de un pueblo, administrar el dinero que se le encomienda con seriedad y sobriedad. El mejor recuerdo para esta persona que aunque no lo parezca goza de mi admiración es no olvidarlo.

Dulce Xerach dijo...

Querido anónimo: Yo sí me acuerdo, costó 14. 400 millones de pesetas, exactamente una tercera parte de lo que hubiera costado en Valencia, donde hicieron un auditorio similar, con similar número de butacas, con e mismo arquitecto y con la misma contrata, y sin embargo costó casi tres veces más.

Fue, el Auditorio de Tenerife, realmente un ejemplo de buena gestión y de control presupuestario a tope. Pero lo bueno es costoso, no podíamos pretender tener un gran auditorio que esté ahí siglos y siglos al lado del mar poniéndole tornillos de hierro en lugar de acero inoxidable.

En eso Adán también fue ejemplar. Hay que intentar hacer una lectura documentada de la situación. Y comparada. Podría seguir comparando con el coste del Guggenheim de Bilbao o con los Edificios del Forum de Barcelona pero creo que con el ejemplo clarividente de Valencia es suficiente.

Tinerfeño dijo...

El Auditorio de Tenerife merece llevar el nombre de un hombre honrado,de un político íntegro como pocos, con visión de futuro y con pasión por su tierra como fue Adán Martín.

Tinerfe dijo...

Que hay que decir aqui para que te publiquen un comentario, que Adan no practicaba nepotismo, que nunca le salpico la corrupción, que su mujer no era viceconsejera, su cuñada consejera y su hermano recibio encargos arquitectonicos como "presidencia del gobierno".......pues no cuente con mi persona. el AUDITORIO DE TENERIFE jamas sera de Adan, principalmente por que el no lo sufrago, diseño, construyo......

Dulce Xerach dijo...

Como ves, publico tus comentarios, incluso llenos de mentiras, así tengo la oportunidad de defenderme y darte un dato para que veas hasta que punto haces el ridículo: ¿ sabes quien organizó y otorgó el concurso de Presidencia del Gobierno? Jerónimo Saavedra. Así que el PSOE fue quien ha dado generalmente trabajo al hermano de Adán, que no ha podido trabajar con CC precisamente por ser incompatible con su hermano y conmigo. Actualmente en Canarias sigue trabajando solo para el PSOE y para NUEVA CANARIAS. Pero cuando yo deje la política podrá trabajar con quien quiera. Aunque en realidad ya no es incompatible por cuestiones personales que no tengo por qué contarte ni a ti ni a nadie ya que están en la esfera de mi intimidad.

Un respeto por favor y no mientas. Primero infórmate mejor.

arquitecta joven dijo...

Tinerfe,te pasaste.Menis es el mejor arquitecto de Canarias y lo ha demostrado fuera de aquí así que no hay duda al respecto.

Pablo Isla dijo...

Tinerfe no tienes mucha idea.Dulce destaca por si misma en política. Hacer equipo con Adan Martín fue para ella un privilegio. Pero ella por si misma tiene valor. Sin ella no habría TEA, ni red de Escuelas de Música, ni la Orquesta Sinfónica estaría donde estuvo de alto (ahora no), ni el primer plan de patrimonio histórico hubiera existido jamás, entre otras muchas cosas.Adán podría haber hecho todo esto sin ella pero no lo hizo,fue cuando ella llegó cuando se hicieron realidad un montón de retos que tenía la cultura de esta isla,y luego de estas islas.No eres justo.

Anónimo dijo...

¿Para que sirven los presupuestos entonces?

Anónimo dijo...

Creo que el Palma Arena triplicó su coste. La fiscalía anticorrupción se puso las botas allí.
El Auditorio de Tenerife triplicó o cuadriplicó el presupuesto (aún no se sabe cuánto costó exactamente). ¿Se sabe algo de la fiscalía?

Anónimo dijo...

Porque han pasado más 5 de años...

Calatravo
La Opinión de Tenerife, 28-09-03
Job Ledesma
El espíritu de pobre con pretensiones, de la “capital de provincias de tercera” que decía Galdós, siempre aflora cuando en estas Islas pretendemos lo imposible. El Auditorio de Tenerife, por ejemplo, es un imposible que se hizo posible gracias al que todo lo puede: el dinero. Es bueno hacer la comparación. Imaginen que en Melilla se gastaran 14.000 millones de aquellas pesetas en hacerse una sala para conciertos. Pensaríamos: “Qué tontos estos melillenses”. Pues sucedió en Tenerife, y está listo. Y todos babeando porque vino el príncipe a la inauguración, y todos salivando a través de esas informaciones henchidas donde se destacaba que a la inauguración acudieron más de veinte medios de comunicación extracanarios... pagados, alimentados y cobijados gracias a la alegre arca pública. Se abre un Auditorio y aflora el catetismo, no lo podemos remediar, no se puede pasar del folclore a la vanguardia clasicista en dos fines de semana.
El gasto en el Calatravo es tan injustificable que llevan toda las semana justificándolo, con alcaldes y cabilderos vaticinando un futuro de engolamiento cultural que no está sustentado ni en pasado ni presente. El Auditorio entonces es como una cueva del hermano Calatrava, donde se van a pedir imposibles culturales.
El Auditorio es bello. El Auditorio debe ofrecer algo: una programación, una intensidad, un riesgo, una diferencia. El Auditorio, de aquí a fin de año, no es nada. Sus fechas se rellenaron con lo ya conocido: la temporada de la Orquesta Sinfónica y la programación de ópera que se ofrecía en el Guimerá. Hay amagos hacia músicas tan arriesgadas como el jazz o los ritmos étnicos, aunque resulta curioso que la propuesta de una pequeña sala como el Blue Note de Tejina para esta temporada sea más excitante, vanguardista y, sobre todo, barata. La oferta más transgresora del nuevo Auditorio es una noche de boleros con las selectas voces de Santiago Segura, Pablo Carbonell y el Gran Wyoming, como teloneros no desentonaría la banda de Agaete tocando la Polka de la cerveza.
A este Auditorio le sobran directivos sin idea musical y sin ningún afán de búsqueda, le sobran campañas publicitarias de mentira porque aquí no se emociona nadie con Torrente cantando Sabor a ti. Este Auditorio no es de todos porque le falta de todo; es elitista, estirado y aburrido. El Auditorio padeció del provincianismo en su idea, le faltó más modestia y tranquilidad, más guardar para el futuro, para hacer una programación digna que vire los ojos del mundo hacia Tenerife, ese deseo perenne de ATI y los suyos, esa inquietud por un afán de protagonismo que Canarias jamás tendrá. No podemos despertar una mañana y creernos cultos y modernos entre los dolores de la resaca del baile de magos. Fue de locos gastar tanto en un Auditorio que ahora nada muestra, pero ya es demasiado tarde.
El Auditorio es tan bello como esas chicas rubias y tontas, vacías por dentro.
Espero leer estas líneas dentro de cinco años y comprobar que estaba equivocado.

Dulce Xerach dijo...

Anónimo¿Te explicas o puedes intentar explicarte por qué no hay noticias de la Fiscalía sobre el Auditorio de Tenerife? ¿Sabes por qué? Porque todo el expediente, de pe a pa fue legal y correcto. Todos los euros que se gastaron fueron correctamente gastados y necesarios.

Los de Palma Arena ya se verá. Ellos aún no tienen sentencia firme.

Un respeto con las cosas bien hechas. El expediente administrativo del Auditorio que se llevó desde el Cabildo de Tenerife es impecable. Lo siento por ti parece que desearías que la fiscalía hubiera encontrado las cosas sucias que tu imaginas, pero solo están en tu imaginación. En este caso pinchas en hueso.

Dulce Xerach dijo...

Anonimo, citas un comentario de Job Ledesma, yo cito otro de Carmelo Rivero: "El Auditorio Adán Martín, el nuevo nombre con el que este viernes ha hecho justicia el pleno del Cabildo de Tenerife, es hoy uno de los grandes contenedores de cultura de la isla y de Europa. Y es, como en Chillida con Tindaya, el fruto del sueño de un visionario cargado de utopía y de razón. Adán Martín no podría tener mejor casa donde habite su alma.
Antes de este Auditorio, como antes del TEA (Herzog & De Meuron), el déficit de infraestructuras culturales en la capital era clamoroso, como siempre ponía de manifiesto desde la viceconsejería de Cultura Dulce Xerach. De manera que felicitarnos por gozar de estas instalaciones de primerísima división arquitectónica en el mundo no debería de causarnos ningún hastío ni pudor. Y, sin embargo, tengo la sensación de que ha quedado inoculado insanamente en el inconciente colectivo un cierto ‘sentimiento de culpa’ por ese aparente exceso de ‘lujo’ para una ‘ciudad menor’, que aún no hemos conseguido extirparnos.
Adán Martín se merecía este homenaje de la institución que presidió, por la voluntad, férrea diría, que sostuvo desde el origen de la idea hasta su culminación en 2003 (ya ausente del Cabildo), venciendo sin complejos provincianos una resistencia que siempre juzgué inconsecuente (aunque en absoluto baldía, porque toda polémica moviliza la opinión adormecida, que no es poco), inspirada por motivos de una ciega oposición política y no sólo por sólidas convicciones de austeridad y celo en el gasto público."

Dulce Xerach dijo...

Y 2, porque Carmelo sigue diciéndonos:
"El Auditorio es hijo de una época de bonanza, no leamos su creación a la luz de esta crisis que ha arrasado con todo lo que suene y huela a cultura. Y es un producto inteligente, una apuesta, cuando se podía, por disponer de argumentos de peso, de alta ingeniería y arquitectura puntera, con los que hacer de Santa Cruz una capital, al fin, de verdad de la comunidad turística que somos, abierta y cosmopolita, una vez metidos en este indescifrable siglo XXI.
El Auditorio es hoy el símbolo arquitectónico de la ciudad turística y cultural. No disponemos de otro edificio tan potente que suscite la mirada y la admiración de fuera, un efecto de enorme interés para un lugar cuyo deseo supremo es ser visitado por todo el mundo. Adán Martín no exageraba cuando decía que sería un icono.
Sentados a una misma mesa con cualquier pretexto, le pregunté en una ocasión a Adán por el Auditorio. Y me contó la historia del sueño que albergaba desde que conoció al arquitecto Santiago Calatrava cuando aún no era dios. Lo contrató justo antes de que fuera prohibitivo y estaba convencido de que el Auditorio iba a ser un (el) símbolo de Santa Cruz y de Tenerife.
A Calatrava, poco tiempo después, empezaron a disputárselo las principales capitales. Paseando por Buenos Aires con Lucía, cuando éramos novios, reconocí a lo lejos la firma de Calatrava en un puente que llevaba el sello inequívoco del arquitecto valenciano, el Puente de la Mujer, en Puerto Madero, que sintetiza a una pareja bailando un tango. Lo cruzamos juntos cuando a nosotros dos nos pasaban cosas que al poco tiempo nos obligarían a tender un puente entre América y Canarias. Prueba de ello es que hoy, cuando escribo estas líneas en Santa Cruz, mi esposa y mi hijo Ángel pasean por las calles de Perú, la otra orilla de la familia.
Calatrava es inconfundible de Venecia a Nueva York, hasta donde también le persiguen sus contestatarios. Adán Martín insistió siempre, cuando las críticas por las variaciones presupuestarias consustanciales a los proyectos de ingeniería y arquitectura arreciaban más agriamente en la isla, en que había que culminar el edificio y que llegaría el día en que Tenerife se sentiría orgulloso de su Auditorio. Hoy, ya sin los condicionantes políticos de aquel período agitado, creo que nadie discute que ese momento ha llegado, que en Santa Cruz, en Tenerife, en Canarias, le damos la razón a Adán porque el Auditorio de la Avenida de la Constitución, en efecto, nos prestigia.
La mañana que supo que sonaría como un templo celestial, Víctor Pablo Pérez me relató exultante en los Desayunos del Mencey que había sometido la sala sinfónica a una especie de test de stress y que el resultado había sido mágico. Narró leyendas terriles de teatros estéticamente impecables que el día ‘d’ de la prueba acústica definitiva sonaban a cacharro, ya sin remedio, sin saber qué hacer con el armatoste. Luego he escuchado hacer objeciones a este respecto sobre nuestro Auditorio, pero sigo creyendo el veredicto autorizado del exigente exdirector de la Orquesta Sinfónica de Tenerife.
Domingo Berriel me contaba esta mañana en ‘Da Gigi’, la pizzería de la Avenida de Anaga, que recordaba el primer día en que Adán y Calatrava se sentaron a hablar. El arquitecto dibujó en una servilleta los primeros trazos del ojo de teide, como una vez me dijo el propio Calatrava que había concebido su caja de música en la isla del volcán que mira al mar como quien ha salido antes del fondo de él. Esa servilleta la debió de guardar alguien."