Share It

jueves, 28 de mayo de 2009

BUSCANDO A VERSUS

Versus escribía en mi blog y un día dijo que no le había publicado algo y se enfadó pero a mi no me consta no haberlo publicado, y así lo puse en otro post. Así que le estoy buscando porque quiero contarle una cosa del TEA...

18 comentarios:

rainwoman dijo...

ja ja adivina quién es, igual ha cambiado de nombre, quién sabe...

Versus dijo...

Mensaje privado para ti: Me han dicho que me estás buscando, Dulce... Y lo acabo de ver en tu blog. No te preocupes, probablemente me haya equivocado. Si quieres que hablemos en privado, te doy mi correo electrónico y chateamos, si quieres:
"islademesa@yahoo.es".
Imagino que ya sabrás quién soy.

Dulce Xerach dijo...

No estoy segura de quien eres pero me gustaban mucho tus opiniones tranquilas y ponderadas y quería que supieras que no censuré ninguna, no sé qué pasó realmente.

Versus dijo...

Gracias, Dulce. Y aquí estoy.
Sería muy largo de contar.
Me has quitado la máscara y no me disgusta. Creo que todos deberíamos hacerlo, en realidad. Y reconozco mis errores. Es un juego un poco macabro, pero muy teatral. Por eso, quizá a través de la máscara se dice más cómodamente una verdad. Este es el poder del teatro.
En cualquier caso, quería contarte mi descontento sobre la política cultural de estas islas. Nadie da la talla. Y los artistas tenemos que transigir por la voluntad direccional de la política actual o crear un espacio de resistencia y de creación libre e independiente.
Porque lo que me he encontrado en este último año es una sucesión de actos de censura muy precisos y siempre a favor de una temática previamente estipulada o del interés del político de turno. Y no lo entiendo. Muchas cosas podría decir al respecto. Por ejemplo en la última bienal de arquitectura, arte y paisaje. No hay una visión crítica por ningún lado, es penoso. Pero es porque los organizadores eligieron lo temáticamente más correcto para sus pretensiones. Podría contar mucho acerca de ello. Y eso te contaba en el mensaje que nunca leíste y que pensé que habías censurado. Ahora, por tu actitud, pienso que fue un malentendido mío.
Los artistas, que siempre estamos en desigualdad de condiciones, generalmente por motivos económicos, con respecto al poder institucional, que en muchos casos se aprovecha de ello, sienten un desconcierto sobre qué camino seguir: o el de su propia evolución o el del gestor de turno que marca una temática, en muchos casos absurda.
El resultado es muy sencillo: tenemos unos artistas menguados y dependientes y algunos pocos que todavía resisten y mantienen una evolución libre y personal.
Pero es que nunca había visto algo así en nuestra región. Y me preocupa.
A los políticos los colocamos democráticamente -se supone. El dinero público es de todos, y nunca lograré entender cómo los proyectos artísticos han de pasar por el interés político. Y el 99% de los gestores imitan a los políticos o buscan un lugar en el sol del poder. No piensan en una sociedad, sino en sí mismos.
La obra artística ahora se llama producto. Y la excusa para censurarla es el público o la recepción. Falso, todo falso.
No me interesa. Quizá pertenezco a otra época, a otra mentalidad sobre lo que es el arte y la cultura. Pero lo que sí es innegable es que el artista debe estar en el epicentro de la cultura y no el gestor o el político. El artista no debe ser un lacayo del poder, debe pensar por sí mismo, y tomar sus propias decisiones, en el espacio de su libertad y de su conciencia y de su originalidad...
Sólo eso.
Y sí. Mi nombre es Roberto García de Mesa.
No tengo nada que esconder, Dulce. Y te agradezco tus palabras.

Dulce Xerach dijo...

hola Versus, me imaginaba que eras tu ¿ por qué no me reenvías aquel comentario sobre la bienal? no sé si será recuperable. Me gustaría leerlo.

Y anímate, olvidate de los demás e intenta dar tu lo mejor que tengas dentro.

No te creas que no hay muchos como tu. Y tampoco te creas que los políticos pueden siempre con la estructura funcionarial ( la inercia pesa mucho ).

Versus dijo...

No me siento solo. Pero tampoco me importaría. Todos estamos solos desde que nacemos hasta el final. No tengo problema. Amo demasiado la libertad y lo que hago. Y eso siempre va conmigo, instransferible. Aunque pase la mayor de las pobrezas.
Pero me asombran las reacciones. Y el desconocimiento tan grande de lo que es el trabajo artístico. Es alucinante lo que he llegado a escuchar. Realmente, lo que tengo en el cuerpo es asombro, más que indignación, aunque también podría tenerla. No quiero ir de artista dolido. No me va, pero no callo por lo que pueda obtener. No, no es eso. Sino que si uno dedica mucho esfuerzo a los enemigos, acaban cruzándose los alientos, como decían los clásicos.
Me da igual.
Lo de la bienal, sinceramente, se perdió. Otro día, quizá, que tenga ganas de rememorar esa pesadilla, te cuento.
Se titularía "Cómo vapulear a un artista inocente en una bienal de arquitectura, arte y paisaje".
Besos, querida Dulce.

Versus dijo...

De todas formas, no busco ni el paternalismo, ni la compasión, sino que constato un hecho, el de la política cultural, que creo que hay que reestructurar, por muchos motivos. Que quede claro.
Los artistas no somos seres perdidos en el mundo, pobrecitos, cuya dignidad tiene un precio. No, no es eso.
No me gusta el rumbo que ha tomado todo ello.
De todas formas, se puede vivir sin todo ese rollo político. Todo es pasajero.
Me río de la bienal, me río de todo, me río de los límites impuestos por la doble moral política, por esa necesidad de protagonismo constante. Hoy en día se dejan la vida por una rueda de prensa. Siempre me ha llamado la atención el ego de los artistas, pero es que el de los políticos es mayor.
En cualquier caso, mi actividad artística avanza sin problemas (sólo con los problemas habituales que debe tener toda composición de algo), aunque no la pueda mostrar del todo. Tampoco eso es un obstáculo suficiente.
En realidad, la creación siempre va por delante y creo que debe ser así. Al margen de lo que piensen los políticos, los funcionarios, los gestores, los ciudadanos, todos. Y sus temas, y sus etiquetas.
Así que de paternalismo, nada.
La creación porque sí. Y ya se verá en qué acaba todo esto.

Versus dijo...

Ese no es Versus, Versus soy yo: pirulotf@hotmail.com

Si quieres hablar con el verdadero y ya sabes.

Saludos

Anónimo dijo...

no es razonable mezclar creación y político, en el sentido pedestre de la palabra, vamos...

Anónimo dijo...

La creación siempre está por delante de la política. Es más, siempre estará, no va a remolque sino de los creadores.
Pensar que los artistas canarios dependen de la política para su subsistencia es absurdo. Si los hay, pues haberlos haylos, pero una obra buena, verdadera o de calidad, no depende del contexto político sino del talento del artista.
La última Bienal no fue tan polémica como la anterior porque tampoco fue tan espectacular, y los medios, que son los que hacen visibles las cosas, no repararon tanto en ella. Pero mínimamente cumplió con su compromiso, que desgraciadamente es lo que la hace perversa: una bienal de arte, paisaje y arquitectura en una tierra donde la política y el cemento se mezclan perfectamente parece una manifestación de cinismo desproporcionado. Pero por lo menos existe "algo". Y además es criticable. Y si no han habido críticas es porque no se han querido hacer (que si se han hecho).
Roberto G. de M.: sinceramente, en Canarias, la cultura nunca ha sido sinónimo de progreso. En Canarias la cultura solo es el encabezamiento de una partida presupuestaria. No creo que siquiera exista censura cuando solo hay desconocimiento. Llevo muchos años oyendo la cantinela de la triste orfandad del artista "frente" a una sociedad pasota y una clase política ignorante. Pero un verdadero artista hace su obra con o sin subvenciones, aunque sea en su casa. Hay quien es dependiente y no es mejor el mas rebelde: la calidad no se mide por la resistencia sino por la excelencia.

Dulce Xerach dijo...

Es cierto que un verdadero artista hace su obra con o sin subvenciones

Versus dijo...

(Primera parte)
No me ha entendido, Anónimo.
Mi obra no se ha hecho con subvenciones (algunos de mis libros han recibido ayudas, no le digo que no, alguna obra de teatro que he escrito para su representación, también, pero no me he sentido condicionado), y la inédita que tengo, menos, que casi abarca ya lo que he publicado. No es eso. Pero bueno, cada cual que entienda lo que quiera. El primer requisito de la excelencia es la resistencia, para mí. Es discutible. Cada cual que piense lo que quiera. A mí me vale así. Si lo que busco es la libertad expresiva, que es la base.
Quien lo sabe, lo sabe.
Lo que denuncio aquí es la perversidad del sistema en el que se está cayendo o se ha caido en un tema concreto: condicionar el tema de los trabajos subvencionados. Es una opción que existe y que fomentan los intermediarios políticos y todos los agentes que intervienen en el asunto. Mira, un buen panorama crítico está muy bien contado en el libro "El discurso del cinismo", de Jorge Rodríguez Padrón. Es un buen libro de autocrítica para todos, de imprescindible lectura, a mi juicio. Es una joya.
Sin embargo, fíjate que yo sí creo que la cultura ha tenido en Canarias momentos de progreso. No voy a citar aquí ejemplos muy conocidos (los de la tertulia de Nava, Gaceta de Arte, los fetasianos...). Pero siempre hay quien ve más allá, y en el 99% de los casos se trata de gente libre y a lo mejor algún político en casos concretos que sabe comprender lo que sucede. El problema es que hay temas que parece que no se pueden tocar abiertamente, porque en seguida nos ponemos en lo políticamente correcto. O en las frases ya hechas que no aportan soluciones. Yo me he referido a las piezas artísticas que necesitan ayuda. No es lo mismo escribir un libro, que montar una película o una obra de teatro. Ni componer un dibujo a tinta china que una gran instalación. Si quiere podemos discutir acerca de las necesidades, de arte puro y duro, libre, independiente... He escrito y publicado mucho sobre ello. No tengo problema. Pero el asunto tiene muchas caras y muchos perfiles que conviene delimitar.

pepejuan dijo...

Versus:

No he insinuado que haga su obra en base a las subvenciones recibidas, ni mucho menos. No es algo personal. Tiene razón en que la política cultural siempre es manifiestamente mejorable. Ya que me cobijo en este blog de la diputada Dulce Xerach, y agradeciendo su abrigo, he de decir que su manera de hacer política cultural pudo haber sido discutible en algunos aspectos, y sin congeniar con ella ideológicamente, también he de decir que, y aún discrepando, su trayectoria fue (y es) heterodoxa, lo suficientemente heterodoxa como para resultarme en cierto sentido valiente, atrevida y arriesgada. Creo que son valores tremendamente positivos y que no dejan indiferentes a nadie. Por eso aplaudo esta iniciativa de este blog, algo absolutamente inédito en estos lares, esta manera de estar y conectarse con las cosas, buscar nuevas maneras, la autocrítica, el enfrentarse a un electorado, etc. Felicidades por este blog sra. diputada.

Y volviendo a Versus:
La cultura está por encima de todas las cosas, de todos los tiempos y todas la coyunturas. El sistema claro que es perverso, y siempre ha intentado condicionar el hecho cultural, amañándolo y manipulándolo a su antojo. Y aqui en Canarias pasa lo mismo que en otras partes del mundo, no somos distintos por eso. Y los creadores no han dejado de crear tampoco por eso, por que la cultura se hace sola aunque no queramos y es la máxima representación de la existencia. Rodríguez Padrón, efectivamente, habla de eso en su discurso del cinismo. Verdad. Y verdad es también que los grandes momentos de nuestra historia cultural se han dado resistiendo al sistema: gaceta de arte no fue producto de una subvención, y los fetasianos tampoco. Y los artistas actuales, incluso alguno subvencionado, no tiene porque ser producto de una subvención.
Porque, vamos a ver, ¿que hay de malo en subvencionar la cultura? ¿no es un bien público? ¿ser subvencionado equivale a estar condicionado politicamente? NO creo ninguna de estas afirmaciones. El político debe hacer frente a estas cuestiones y gestionarlas como representante del electorado que es. Subvencionar no tiene porque ser malo, ni condicionar la obra artística...

Dulce Xerach dijo...

GRACIAS PEPEJUAN.

Dulce Xerach dijo...

La gente se cobija en mi blog cuando quiere un hueco para hacerse escuchar. Y me alegra. Sin embargo ahora estaba pensando en ¿ donde puedo cobijarme yo cuando tengo miedo, cuando me asusta la política y lo que supone, cuando me siento amenazada?

Permítanme este pensamiento tan personal.

pepejuan dijo...

Si nosotros nos cobijamos en este blog para hacernos escuchar, ud. tambien puede hacer lo mismo. Porque hace lo mismo que nosotros, no es distinta a nosotros, somos, en el fondo todos bastante parecidos.

Bajar a a arena pública, estar expuesto, supongo que no es algo fácil. Defender un proyecto, unas ideas y exponerse, someterse a la criticas, defenderse. Son muchas cosas que alguien que se mete en política no tiene más remedio que asumir, las cosas buenas y las malas. Pero teniendolo claro, teniendo convicciones y queriendo estar realmente habrá que hacerle frente al miedo y a las amenazas.

Dulce Xerach dijo...

Y eso trato de hacer cada día..

pepejuan dijo...

si no es indiscreción, dulce...¿qué le querías contar a versus del TEA? Me quedé picado por la curiosidad...