Se ha producido un error en este gadget.

martes, 20 de mayo de 2014

Never Complain, Never Explain.

Hace ya casi un año que asisto a sesiones de coaching. Es algo que recomiendo. Es como tener un entrenador personal pero mental, que me dice lo que hago mal y lo que hago bien, y en qué cosas tengo que mejorar. Es mucho más sincero que la gran mayoría de mis amigos, que siempre ven lo bueno pero no lo malo de mi. Creo que desde el primer día me sorprendió una frase que me dijo mi coach: No complaining, no explaining. Al principio no la entendí bien. La frase significa solo no te quejes nunca, no te expliques nunca. 

Desde el momento en que la oí, esas cuatro palabras me han afectado. Nunca debemos perder nuestro valioso tiempo en quejarnos o poner excusas .




Para mi es un reto. Aprendí entonces que todos nos quejamos mucho más de lo que pensamos y ponemos excusas que nadie nos ha pedido.

Culpamos a otras personas y/o las cosas y a las circunstancias de casi todo. A eso se refiere la frase. Puede resultar equívoca cuando decimos "never explain" porque podemos preguntarnos ¿y por qué no vamos a explicar algo que queremos que se entienda? Claro, eso no es a lo que se refiere esta frase, se refiera a no explicar nuestras circunstancias, el por qué hicimos o no hicimos esto o aquello. 

No quejarse (de nuestra suerte), no criticar, no poner excusas. No es fácil, a veces me equivoco, muchísimas veces, pero lo intento.

Lo que sí noto es que poco a poco he comenzado a eliminar sentimientos negativos y acciones destructivas de mi vida, y que aún me queda mucho camino por recorrer y que hay que ser un poco más valientes en el día a día y hacer lo que uno cree que tiene, debe o quiere hacer sin tener que dar explicaciones y también aprendiendo a no quejarse de las consecuencias. A veces me cuesta quedarme callada porque lo que desea mi cabeza es comenzar a dar explicaciones pero no tienen casi nunca buen resultado, solo son una pérdida de tiempo porque los que piensan mal de uno rara vez suelen cambiar (lo cuál es una pena, pero es que hay poca gente dispuesta a escuchar de verdad, dispuesta a creer que las personas pueden arrepentirse y cambiar).

Es como una filosofía de vida, Just do it. Así es la vida: quejarse no sirve de nada bueno. ¿O me equivoco?

1 comentario:

Dulce Xerach dijo...

También intento aprender a no aparentar esto o lo otro, a no disimular.

También es difícil. Siempre nos preocupa el qué dirán. Pero ¿debería preocuparnos tanto?