Se ha producido un error en este gadget.

miércoles, 2 de septiembre de 2009

¿Otra democracia es posible?

Existe un movimiento en la red que se llama "Otra democracia es posible". Definen la situación política actual de la siguiente manera:

Estamos en una Protodemocracia:

Pensamos que nuestro actual sistema político es poco democrático.

En nuestra actual sistema de democracia representativa el Estado pide a los ciudadanos su voto cada 4 años para elegir a quienes les representarán en los órganos de gobierno y tomarán por ellos las decisiones en la siguiente legislatura, sin posibilidad de rectificación hasta las próximas elecciones. Aunque se presentan más de 20 candidaturas, tan sólo un puñado consiguen suficiente visibilidad como para obtener representación parlamentaria, mientras que las minorías quedan excluidas.

Consideramos que las posibilidades del sistema democrático no se agotan aquí, sino que nos encontramos en una etapa previa o fase inicial del desarrollo de una verdadera democracia participativa o directa,escali kitchen scale suncast patio bench bissell vacuum cleaners en el que los ciudadanos podamos ejercer directamente nuestra soberanía en cada decisión que nos afecte.

Sin embargo, los síntomas de que el objetivo de las fuerzas políticas es perpetuar este estadio de evolución de la democracia son abundantes: Las trabas burocráticas y poca repercusión de las Iniciativas Populares presentadas en el parlamento, el escaso uso que los gobiernos hacen de los Referendums (pese a su carácter no vinculante) o la tendencia hacia el bipartidismo que, sumada al fenómeno del voto útil, trata de limitar el número de opciones que los ciudadanos perciben como viables para elegir a sus representantes.

Nuestra intención es seguir avanzando. Superar esta etapa inicial y seguir construyendo una democracia de calidad.


Me gustaría saber la opinión de los que siguen este blog al respecto. Estoy en gran parte de acuerdo con ellos, salvo en que se organicen solo para pedir el voto en blanco, no me parece que así se llegue pronto a mejorar el sistema, pero aunque creo que en este sistema hay cosas buenas que siguen siendo válidas necesitamos una catarsis y creo, como ellos, que "otra democracia es posible", que la democracia no está agotada aunque sí está mutando, y la cuestión es cómo conseguir que mute más rápido y hacia algo mejor para el común de los ciudadanos, y no hacia peor. Pero lo dicho, no lo tengo claro del todo y me gustaría saber qué opinan.

18 comentarios:

MacNolo dijo...

Yo creo que la democracia, como sistema, siempre es intrínsecamente mejorable, porque no existe el modelo perfecto. ¿Qué añadiría yo? Como primer paso, un sistema de listas abiertas que sustituya a las listas cerradas, y un equilibrio entre la circunscripción única y la multiplicidad: por ejemplo, que el 50% de todos los órganos representativos se vote en una única circunscripción y el otro 50% en circunscripciones específicas (en el caso de Canarias, las islas.) E ir probando, pero no quedarse parados.

María dijo...

Hemos hablado de esto otras veces Dulce, claro que otra democracia es posible pero estamos todos los que lo creemos al borde de nuestras fuerzas, la situación en Canarias es terriblemente triste.

Anónimo dijo...

Claro que otra democracia es posible.Esta es cada vez más enfermiza y lo sabes

Anónimo dijo...

supongo que es posible si nos movemos unos cuantos mas...

Versus dijo...

Querida Dulce, hola, planteas un tema muy interesante. En este momento la sociedad civil cada vez más se va separando de la clase política. Pero es normal. No hay que temer este proceso. La humanidad siempre navega por estos mares. También pasa con la monarquía, en cualquier dictadura, o en el liberalismo, el socialismo, da igual como lo llames. Todo tiene un momento de autocrítica, de distancia, de rebeldía, de regeneración... No podemos pensar que los sistemas se pueden perpetuar eternamente. Los modelos deben evolucionar porque todo camina y el pulso de las cosas siempre es diverso y rico. A veces, se piensa que la democracia, como decía Churchill, es el menos malo de los sistemas políticos. Probablemente sea así, pero si no funciona es porque algo falla y creo que fallamos todos. En todas las civilizaciones donde se ha aplicado la democracia siempre se ha vivido lo que estamos pasando ahora, me viene a la cabeza la obra de Eurípides, por ejemplo. El debate es necesario, pero no hay alternativa que convenza del todo. Lo que sí tenemos claro es que en las últimas elecciones europeas la sociedad civil ha pensado por sí misma y ha criticado a la clase política con dureza a través del voto en blanco. Y creo que ésta última no lo ha analizado con suficiente profundidad. Más de la mitad de la población europea piensa así. Yo creo que la sociedad civil necesita gestos reales, tangibles para empezar a confiar, porque la desconfianza ya es tan grande... Yo empezaría con el día a día porque si no hay conciencia de lo público y de servicio a la comunidad por encima de todo por parte del político o del gestor o del funcionario... no se puede avanzar realmente. Por suerte o por desgracia la economía juega un papel muy importante. Desde luego que aumentando el sueldo de los parlamentarios canarios en época de crisis, los que llevaron a cabo o decidieron todo, (a los cinco amigos de aquella mesa famosa), han hecho un flaco favor a la credibilidad política de los gobernantes. Cuanto más se aproxime y vaya de la mano honradamente el político (que para mí sobre todo debe ser un buen gestor con el respeto a la constitución y a las leyes, no necesito mucho más de él en una democracia), con el ciudadano, todo será mejor. Por eso, siempre me pareció muy importante tu posición de proximidad, Dulce, que has ido perfeccionando con mucha paciencia y resistencia. Creo que este ejercicio de autocrítica, de discusión modela la mentalidad del político que lo experimenta. Por eso, si todos supiéramos los proyectos de cada uno, de forma directa y pudiéramos opinar también directamente como ahora en este blog, la democracia estaría también más al alcance de todos. Se podría aprovechar mucho más si todos pusiéramos un poco más. E incluso se puede así traspasar el concepto de nación, de nacionalidad. Yo español me podría meter en el blog de un político inglés que lleva a la cámara de los comunes un proyecto sobre vertidos tóxicos y puedo opinar y a lo mejor influir sobre el proyecto final, sin pasar por ningún canal burocrático. Por aquí creo que está una parte fundamental que ayuda a que la democracia del futuro mejore aún más. Creo que valdría la pena. Y todos podríamos hacer un seguimiento del trabajo de cada político y propiciar un nivel de exigencia más justo y más cerca de la realidad. Al final, estoy seguro de que todos los mediocres que están en las cámaras legislativas se acabarían yendo y dejarían el paso a los que verdaderamente trabajan. Así la sociedad civil participaría más directamente en muchos proyectos de leyes en todo lo que les afecta. Tu blog es un botón de muestra, con todas sus imperfecciones. En realidad, el futuro de la democracia participativa bien organizada podría ser que esto, un blog para cada político utilizado con gran responsabilidad, fuera la situación normal y no al revés. En definitiva, creo que la proximidad del ciudadano al trabajo real del político es una buena base para empezar a revisar la democracia del día a día. Besos y ánimo.

lluviaen dijo...

A los que visitan este blog:

Puede parecer una falta de modestia, una fantasmada u otra cosa, pero el movimiento al que pertenezco(MCRC), tiene identificados todos esos problemas desde hace años, y lo más importante: tenemos la solución.

Sé que es muy difícil darnos la razón de entrada debido a que la gente, normalmente, tiene dificultad para ver planteamientos revolucionarios porque los analiza con una óptica equivocada. A mi también me ha pasado, pero cuando cambias las gafas, la realidad se te presenta clara y nítida. No puedo explicar aquí(aunque ya lo he intentado) todo nuestro ideario, pero voy a dejar nuestra Declaración de principios y valores formulada en 2006. Si quieren la leen, y me dicen qué les parece:

El “Movimiento de Ciudadanos hacia la República Constitucional“ (MCRC)hace esta declaración de principios y de valores:

I. Porque los seres humanos no nacen iguales en capacidad física y mental, ni en condición social, la Sociedad y el Estado deben garantizar la igualdad de derechos y de oportunidades.
II. Porque existe un imperativo moral en todas las conciencias, es condenable el oportunismo personal, social y político.
III. Porque los individuos no pueden desarrollar sus vocaciones ni sus acciones fuera del contexto social, la lealtad es fundamento de todas las virtudes personales y sociales.
IV. Porque los españoles padecen temores derivados de su tradicional educación en el Estado autoritario, sólo la valentía personal puede crear la fortaleza de la sociedad civil frente al Estado.
V. Porque durante siglos se ha sacrificado y despreciado la inteligencia y el espíritu creador, apartándolos de los centros de enseñanza, del Estado y de los Partidos, esas facultades individuales han de organizarse para tener presencia activa en la sociedad civil.
VI. Porque la decencia constituye el decoro de la civilización, la sociedad civil debe civilizar a los Partidos y Sindicatos, sacándolos del Estado.
VII. Porque entre el Estado de Partidos y la sociedad civil no existe una sociedad política intermedia, la parte más civilizada de aquella debe orientar la formación de ésta, sin el concurso del Estado.
VIII. Porque la política afecta al universo de gobernados, si el lenguaje de políticos y medios comunicativos no es directo, correcto y expresivo del sentido común, disimula una falsedad o esconde un fraude.
IX. Porque no son legítimas las razones ocultas del poder político, siempre será ilegitima la razón de Estado.
X. Porque a la razón de gobierno sólo la legitima la libertad política de los que eligen el poder ejecutivo del Estado, son ilegítimos, aunque sean legales, todos los gobiernos que no son elegidos directamente por los gobernados y no pueden ser revocados por éstos.
XI. Porque la razón de la ley está en la prudencia de legisladores independientes, elegidos por los que han de obedecerlas, no son respetables, aunque se acaten, las leyes emanadas de Parlamentos dependientes del Gobierno.

lluviaen dijo...

XII. Porque la razón de la justicia legal está en el saber experto de una judicatura independiente del gobierno y del parlamento, no pueden ser justas ni dignas las resoluciones de una organización judicial dependiente de ambos poderes.
XIII. Porque la razón del elegido está en el mandato unipersonal, imperativo y revocable del elector, es fraudulento el sistema proporcional de listas, que sólo representa a los jefes de partido.
XIV. Porque los medios de comunicación forman la opinión publica, no puede ser imparcial ni veraz la información controlada por un oligopolio de poderes económicos.
XV. Porque la corrupción es inherente a la no separación de los poderes estatales, sólo la puede evitar, con su separación, el recelo y la desconfianza entre sus respectivas ambiciones.
XVI. Porque las Autonomías fomentan los nacionalismos discriminadores o independentistas, deben ser compensadas integrándolas en la forma presidencial de Gobierno.
XVII. Porque las Autonomías fomentan gastos públicos improductivos, sus competencias susceptibles de ser municipalizadas deben de ser transferidas a los Ayuntamientos.
XVIII. Porque la Monarquía de Partidos carece de autoridad para garantizar la unidad de la conciencia española, y ha sido foco de golpes de Estado y corrupciones, debe ser sustituida por una República Constitucional, que separe los poderes del Estado, represente a la sociedad civil y asiente el natural patriotismo en la forma presidencial de Gobierno.
XIX. Porque la única razón de la obediencia política reside en el libre consentimiento de los gobernados, éstos conservan su derecho a la desobediencia civil y resistencia pasiva, sin acudir a la violencia, frente a todo gobierno que abuse del poder o se corrompa.
XX. Porque el pasado no puede ser revivido, sin imponerlo la fuerza del Estado, no es posible la restauración pacífica de la II República, cuya forma de gobierno parlamentario tampoco era democrática.
XXI. Porque el sistema de poder de las naciones europeas, ideado para la guerra fría, no es democrático, los españoles están obligados a innovar su cultura política para llegar a la democracia como regla formal del juego político.

Por lealtad a la sociedad civil, los Partidos Políticos, Sindicatos y Organizaciones No Gubernamentales no pueden ser financiados por el Estado; y por lealtad a la conciencia personal de los integrantes de este Movimiento de Ciudadanos, el MCRC no se transformará en partido político, y se disolverá tan pronto como su acción se agote con el referéndum que ratifique la Constitución democrática de la III República Española.

Anónimo dijo...

El voto en blanco sólo beneficia a las opciones mayoritarias porque amplía el universo de votantes haciendo necesario que los partidos pequeños obtengan un mayor nº de votos para alcanzar los porcentajes necesarios para obtener representación.
Si hoy hubiese elecciones municipales, autonómicas o estatales yo me abstendría, no hay nadie en el panorama político que se merezca mi preciado sufragio.
De momento no creo que otra democracia sea posible.

Versus dijo...

Estimado/a Lluvia en me ha gustado mucho la aportación, la precisión que has hecho. Sinceramente estoy muy de acuerdo con la mayoría de las propuestas, aunque lo interesante sería debatirlas una a una. Ustedes representan una voz muy válida en el mundo de hoy, pero lo interesante es que no son los únicos. Muchas de estas ideas se vienen debatiendo desde hace mucho tiempo, pero parece que no avanzamos del todo, verdad? En eso también estamos de acuerdo. Pero leyéndote, bueno un poco rápido, disculpa porque esto merece buenas conversaciones la verdad, pero leyéndote detecto una excesiva valoración de la separación de poderes. Estoy de acuerdo en que por ahí hay una clave, pero claro también hay que pensar que un exceso de separación de poderes podría ocasionar también un mayor grado de arbitrariedad e incluso de injusticia social. Tal vez podría llegarse a un término medio distinto del de ahora. Y cuando tratas las CCAA (XVI y XVII) y la necesidad de unidad o de concentración en la forma presidencial, también se puede tender a que concentrar todo el poder en un presidente pueda llevarnos a otras cosas. Me gustaría que desarrollaras un poco más estos últimos puntos: XV, XVI y XVII. Si es posible y te apetece, tengo curiosidad por saber más. Pero en general me parece muy interesante y necesaria esta movilización de la sociedad civil y del libre pensamiento. Nos hace buena falta.

Versus dijo...

Y yo quisiera decir también, si me permites Dulce, que el voto en blanco sigue siendo voto. Entiendo tu argumento,estimado Anónimo, es el que se suele dar, pero hay que empezar a verlo de otra manera, a no ocultar su verdadera interpretación. Si sigue beneficiando a las mayorías es porque estas se niegan a interpretar verdaderamente la voluntad popular. Que la mayoría vote en blanco significa mucho en los tiempos que corren, que no creo que sean demasiado apáticos por la crisis. Si yo fuera político y de un partido elegido yo no me sentiría plenamente satisfecho en estos momentos. No se puede llamar victoria en este sentido a estos resultados. Aunque las cifras lo definan así, vale. Pero he de decir que el pueblo ha enviado un mensaje y los representantes deben entenderlo y no mirar para otro lado. Así que, amigos y enemigos, les toca trabajar y muy duro. Y a los ciudadanos también, hay que hacerse entender. Y favorecer la comunicación entre unos y otros.
Y creo que, en momentos como éste, cuando uno vota en blanco está diciendo al país que otra democracia puede ser posible.

lluviaen dijo...

Según quién sea y el momento en el que se separen los Poderes del Estado, el resultado cambia: Si los separa un solo hombre cuando le viene en gana es una Dictadura; si los separa el Parlamento tras las elecciones legislativas, una Oligarquía de Partidos; si los separa el ciudadano, desde el momento del voto, una Democracia. En efecto, la independencia de Poderes del Estado no se cumple sólo cuando, simplemente, hay tres poderes diferentes, Ejecutivo, Legislativo y Judicial (también el Estado Franquista los tenía); se cumple cuando cada ciudadano delega su derecho inalienable a legislar y ejecutar directamente las leyes en esos tres poderes de forma separada, independiente, es decir, en elecciones diferentes. Una para el Ejecutivo, otra para el Legislativo y otra para el Judicial. Para que cumpla las tres condiciones y las dos reglas, la elección del Presidente responsable de la formación y control del Poder Ejecutivo se elige en circunscripción única estatal por todos los ciudadanos del Estado en igualdad de voto y a dos vueltas (así, ese Presidente tendrá la máxima representatividad de la sociedad). En una Democracia, es el ciudadano el que separa los poderes del estado, no el Estado mismo, ni el Parlamento, ni los partidos. La sustitución actual de este mecanismo por la elección del Presidente por el Legislativo es una corrupción del sistema político que conlleva, indefectiblemente, la corrupción de los representantes de la ciudadanía.
Como comprenderá siendo tan débiles las razones que sustentan el entramado autonómico, hay que sospechar que hay algo detrás a lo que esta pantalla de cultura paleta trata de esconder, efectivamente, lo que oculta son los intereses partidistas caciquiles de tener un miniestado propio con el que sojuzgar a una ciudadanía con los derechos civiles recortados, con una capacidad defensiva muy precaria contra la tirania del poder local que suele acallar voces mediante el clientelismo, acabando con las clases profesionales independientes de donde vienen la reacción en contra. Por eso el Estado, cuanto más lejos del ciudadano mejor. No hay peor tirania que la de las autoridades locales sin control estatal, como todo el que sepa algo de Historia, sabe. Las autonomías son tiranías caciquiles.

lluviaen dijo...

Lo descrito es el fundamento de la República Constitucional, que es el equivalente sistémico de la Democracia. Pero queda la parte mas ardua : ¿Cómo conseguir que a la ciudadanía se le reconozcan sus derechos políticos? No se debe confiar en que nadie nos regale nada. La partitocracia nos fue otorgada y ha resultado ser una estafa. En 1978 muchos españoles, que optaban por la “ruptura democrática”, fueron engañados por los incipientes partidos de izquierdas y derechas que pactaron la Transición de la Dictadura a la Monarquía Autonómista y Parlamentaria. Polybio diagnosticó la salida de las transiciones: las dictaduras degeneran en oligarquías, y éstas, en democracias.

El único modo de que esta oligarquía pase a ser una Democracia es exigirla. Sólo hay dos maneras: la pasiva y la activa. La pasiva se consigue mediante el rechazo de todo engaño, y la exigencia de que el juego político cumpla las reglas de la Democracia. Si no las cumple, no es Democracia, y así debe denunciarse, y no participar en el juego político, porque no merece la pena hacerlo en un juego trucado. En primer lugar, porque alimentamos el juego fraudulento y retrasamos su mutación en una verdadera democracia; en segundo, porque seremos estafados sin ningún género de dudas, y será un fraude del que seremos responsables.

La vía activa no implica violencia, sino participación en la transformación: organizando la resistencia ciudadana, la rebelión cívica, expandiendo las ideas y formando foros y grupos de opinión que obliguen a que los medios se ocupen de esos movimientos nacientes. El creciente número de programas de televisión y artículos en diarios y revistas desde que el MCRC (y sólo es un movimiento entre muchos) está en marcha, así lo demuestra. No estamos solos. Existe una porción de la sociedad mucho más amplia de lo que cabría pensar —denominada tercio laocrático— que siempre piensa por sí misma, no sigue consignas y es capaz, mediante su potencia, de arrastrar al tercio amorfo tras él. El otro tercio es puramente oportunista, y asume lo que sea con tal de seguir medrando.

rainman dijo...

Respecto a la crítica que hacías hace meses (http://dulcexerach.blogspot.com/2009/05/una-critica-la-camara-de-comercia-y-el.html), me ha sorprendido encontrarme con esto:

http://www.laopinion.es/canarias/2009/09/09/obiang-da-bienvenida-canarias/242545.html

Escalofriante la frase "en ningún momento el Gobierno canario viene a decir a este Estado soberano cómo tiene que hacer las cosas", o cómo mirar hacia otro lado cuando hay intereses económicos.

Saludos.

Dulce Xerach dijo...

Rainman yo tampoco lo entiendo...

Anónimo dijo...

En diplomacia se llama "cortesía del invitado", ¿habrá alguna interpelación parlamentaria al Gobierno sobre el particular?

Dulce Xerach dijo...

¿ Sobre Guinea Ecuatorial?

Anónimo dijo...

Más concretamente sobre lo acertado o no de que el Vicepresidente del "Gobcan" impulse en visita oficial iniciativas empresariales con un país cuyo Gobierno está reconocido como una sangrienta dictadura. Sé que a nivel internacional es habitual, todos los países quieren hacer negocios con China, Arabia Saudí, etc., pero no estaría mal plantearnos por una vez la idoneidad de estas iniciativas.

Anónimo dijo...

Creo que lo que está sucediendo en estos momentos, este movimiento espontaneo sin partidos políticos ni sindicatos enredando, es algo que se veía venir y necesario, no podemos quedarnos con los brazos cruzados observando como unos vividores de tres al cuarto hacen y desacen a su antojo utilizandonos.
Entiendo que la riqueza de este movimiento radica en su independencia y libertad, no podemos permitir que nadie, ni ningún partido politico, o sindicato se meta por medio, si nos hemos unido y nos estamos apoyando sin necesidad de ellos, así tenemos que continuar, libres e independientes con el horizonte puesto en una deseada autentica democracia.
Seguimos.