Se ha producido un error en este gadget.

jueves, 13 de octubre de 2011

Una lección para muchos; después de ser criticado y vilipendiado durante años ... consigue el Premio Nobel de Química Daniel Shechtman.

Belleza es sinónimo de simetría y de orden, entre otras cosas, y de eso va la cristalografía, estudiar y reconocer el resultado de un orden regular en las angulosas y subyugantes formas externas de los cristales. Bien, pues era una ciencia que parecía exacta y en la que todo estaba inventado, experimentado y cerrado. Hasta que hace 29 años, un israelí, Daniel Shechtman descubrió algo imposible: que una constelación de puntos en esos cristales tenía una simetría no contemplada por las anteriores teorías. era de orden cinco (pentágonos ). Sus colegas le dijeron que eso era imposible y que él debería saberlo, que lo olvidara. Pero él contrastó de nuevo los resultados y trató de publicarlos sin éxito. Hasta que lo consiguió años después porque unos pocos colegas sí le apoyaron (menos mal que uno siempre esos 4 amigos incondicionales en la vida que te ayudan aunque no te entiendan).

Los "colegas" lo machacaron con duras y mediocres críticas :¡Cómo iba a ser errónea una teoría cerrada y probada durante más de un siglo! Le hicieron la vida imposible hasta el punto de que le resultó difícil seguir investigando. Pero él no cejó en su empeño.

Finalmente, algunos largos años después, otros científicos encontraron también casos similares que también rompían la simetría canónica de la cristalografía  y -contra todo pronóstico- le dieron la razón a Shechtman y acabaron por admitir que era el descubridor de los primeros materiales que estaban ordenados pero cuasi periódicamente, o sea, descubrió los CUASICRISTALES. 

La moraleja negativa de este cuento es que siempre hay personas dispuestas a hundir a los más creativos e inteligentes y a despotricar de ellos e inventar cosas terribles. La positiva es que cuando hay tenacidad, incluso lo imposible, intocable e inalterable puede cambiarse. 

Por todo ello me alegro tanto de que le hayan dado el Nobel de Química a alguien tan especial, a una persona tan creativa y llena de curiosidad ( que es lo que ha sido siempre el motor de todo descubrimiento ). Me alegro porque es una lección que debemos aprender todos: si encuentras algo nuevo defiéndelo, aunque te lluevan las críticas, que serán más duras cuanto más heterodoxas sean tus ideas, pero al final te darán la razón.

4 comentarios:

Anónimo dijo...

novel no va con b?

Dulce Xerach dijo...

cierto, ya está cambiado. Gracias!

OLGA dijo...

como diria Warren Buffett: "You're neither right nor wrong because other people agree with you. You're right because your facts are right and your reasoning is right - and that's the only thing that makes you right. And if your facts and reasoning are right, you don't have to worry about anybody else."

Tomas Mercuri dijo...

¿Quién no se ha sentido alguna vez incomprendido? Estas historias sirven porque animan a los que aún no nos hemos rendido.Gracias Dulce.