Se ha producido un error en este gadget.

martes, 21 de junio de 2011

DIARIO DE UNA EX POLÍTICA 1. Dejar la política.






Hoy he dejado de ser Parlamentaria. Aunque en realidad el último mes- desde las elecciones del 22M- no ha habido actividad, pero la Diputación Permanente tenía que seguir existiendo hasta hoy que han tomado posesión los nuevos diputados canarios. Lo de nuevos es un decir: he visto la mesa de la foto de la mesa del Parlamento y me ha sonado a los de siempre. No sé si es bueno o malo.

¿Podría decir que lo he echado de menos? No, ni hoy, ni hace un mes, ni durante la campaña. No creo que eche de menos el Parlamento. Aunque la vida aquí fuera es más dura que allí, pero creo que no me equivoqué con la decisión de no ir en las listas.

Hoy estaban los ciudadanos del 15M por fuera del parlamento. Me parece bien. En gran medida los apoyo, aunque no apoye que el movimiento sea tan asambleario. Siempre me pregunté, durante los 4 años que pasé en esa Institución, cómo es que no iba más gente a protestar. Creo que en un Parlamento se podría hacer mucho -muchísimo- más de lo que se hace.

Creo que el amplio descontento social con las instituciones es lógico, nos lo hemos buscado. La profunda y larga crisis económica y de soluciones que vive España, de momento sin visos de resolverse lo ha puesto en pie. Y pese a los intentos de partidos, sindicatos y algunos medios, es la pura sociedad civil, con altísima representación de la clase media, la que ha hecho suyo el movimiento, no son antisistema, son personas normales, como todos nosotros, que quieren un cambio ya, que no quieren más crisis ni más manipulación.

Cualquiera que se acercara a cualquier plaza de casi cualquier ciudad española lo pudo comprobar el pasado domingo. Yo lo vi en Valencia, donde estoy ahora. Casi un cuarto de millón de personas acudieron a la llamada de los indignados #19Jmani, el hashtag (etiqueta) elegido en Twitter para coordinar las manifestaciones de protesta por los recortes sociales en todo el Estado.  

Los partidos políticos y los sindicatos quedaron fuera. 

También las grandes multinacionales y las entidades bancarias. Claro que estas nunca han ido a ninguna manifestación.

También quedaron fuera de los violentos.

Los participantes del 15M son personas, individuos descontentos, que han dejado de confiar en las instituciones. Y es esto, y solo esto, lo que les une. No hay un motor secreto. Es solo descontento, porque han ido perdiendo, uno a uno, sus referentes como ciudadanos: los partidos, los sindicatos, los bancos, los medios de comunicación, etc.

Estuve muchos años dentro y sé que hubo otra época mejor, sé que se podrían hacer las cosas mucho mejor, pero no sé realmente cómo, no es tan fácil. Los ciudadanos lo tienen difícil, pero ahora ningún político lo tiene fácil. Nada fácil. Y eso ya es algo que -al menos en parte- le debemos al movimiento 15M.
  

8 comentarios:

cascaroncio dijo...

Yo tampoco apruebo las asambleas, por si eso te consuela. Para eso tenemos internet, habría que orientar el movimiento a la concienciación, simplemente. Muchísima gente no sabe ni la mitad de la mitad de lo que se cuece en su contra, y creo que ahi si hay mucho trabajo por hacer.
Mucho ánimo, sigue escribiendo.
Un saludo.

Elena Fuentes dijo...

Dejar la política sin tener "el mono" después de tantos años¿no es difícil?

R. dijo...

No hay mejor día para dejar la política que el comienzo del verano.Ya verás que todo te va bien.

Anónimo dijo...

Lean este boe donde se resume lo que se llevan los partidos políticos. El BOE es de 2010 pero analiza datos de 2006. Y no, no se crean que han bajado mucho por lo de la crisis: http://www.boe.es/boe/dias/2010/09/28/pdfs/BOE-S-2010-235.pdf

lluviaen dijo...

Dulce, intentaré darte una respuesta a lo que pides con este llamamiento:


Por primera vez en la historia española poseemos una teoría del Estado sólida y democrática, por eso, y ante la ruina de la monarquía de partidos, os convocamos a que os unáis al Movimiento de Ciudadanos hacia la Republica Constitucional (MCRC) para liderar la apertura de un periodo de libertad constituyente tras el cual se pueda elegir en referéndum la opción de la Republica Constitucional. Cómo llegar a este momento crucial pasa por no participar más en el sistema corrupto de la partidocracia y practicar la abstención electoral activa. Pero esto no es suficiente. El MCRC debe convocar a más de 10.000 delegados en Madrid para iniciar la organización de los repúblicos en monadas republicanas con capacidad de desarrollar una acción continuada de desobediencia civil decisiva en el momento de mayor debilidad del régimen. Todo movimiento ciudadano sincero, para ser fiel a la virtualidad del esquema de acción que lo guía, ha de nacer bajo la condición resolutoria de disolverse cuando la libertad política sea una realidad garantizada con las instituciones de la República Constitucional. Es esta una de las primeras condiciones de existencia del MCRC.

Invitar a cuantos amigos puedan a formar parte del MCRC, comprometerse a asistir a esa Asamblea por la libertad constituyente en Madrid, eso es lo que hay que hacer. Miento, es aún más fácil: lo único que hay que hacer pinchar aquíhttp://www.facebook.com/group.php?gid=2261242042 y pasar a formar parte del MCRC.

Copiar este mensaje y difundirlo por cuantos más sitios y contactos se puedan, nos ayudará a estar más cerca de la libertad y la democracia; y así liberarlas del secuestro al que están sometidas por el Estado de Partidos desde la Transición.

Salud y República Constitucional

Rocío dijo...

Más que como lluviaen prefiero ver el 15M como gentes de todas las edades y situaciones que se han unido y se han puesto de manifiesto valores como la solidaridad, la empatía, la tolerancia, el respeto, la no violencia y un atisbo de lo que podríamos denominar "espíritu comunitario". El segundo de los ejes es la energía de aprendizaje y también podemos encontrarla en el propio proceso reflexivo que ha llevado a estas personas a manifestar su indignación, pero este aprendizaje debe seguir nutriéndose para poder llegar a conclusiones y posicionamientos que planteen nuevos modelos o nuevas vías de mejora social. Y la tercera energía, la de la creatividad es la que tiene lograr que este impulso se traduzca en acciones y soluciones concretas que vayan generando los cambios deseados.

Y griega dijo...

¿Acaso hay alguna diferencia entre el ágora ateniense del 15-M y lo que ha pasado en Islandia? A muchos políticos y otros personajes de la intelectualidad orgánica se les caería el pelo si los ciudadanos se hicieran oír y transformaran de arriba abajo a sus gobiernos. Lo cierto es que se exige constantemente más pruebas y medidas selectivas para algunas profesiones (el MIR de los médicos y ahora para los profesores), pero para entrar en la política no existen pruebas selectivas previas y se permite a cualquiera ejercerla.

Y griega dijo...

Sócrates, como el 15M y tantos otros, creía que el espacio democrático estaba demasiado lleno de políticos profesionales que se mienten mutuamente bajo juramento y que han instalado una soterrada “tiranía” autocomplaciente que vende la necesidad de su propia existencia y que por eso no hacen sitio a nadie más ni se dejan sustituir fácilmente.

Lo peor: por ello murió...