Share It

sábado, 19 de julio de 2014

¿Qué podemos hacer para hacer más comprensible la distinción entre buena y mala arquitectura? Tal vez seguir los consejos de Mies.

DIRECTRICES PARA LA ENSEÑANZA DE LA ARQUITECTURA (Mies van der Rohe)

La enseñanza impartida por el departamento de arquitectura tiene por objetivo transmitir los conocimientos y las capacidades necesarias para formar arquitectos, pero educándolos al mismo tiempo como personas capaces de hacer un uso justo de los conocimientos y saberes adquiridos. Por lo tanto, la enseñanza apunta a fines concretos, mientras la educación lo hace a valores espirituales. El sentido de la educación es formar y comprometer y, a la falta de compromiso del saber tecnológico, ha de oponer el compromiso de la ideología y guiar a los alumnos desde el campo de la casualidad y la arbitrariedad hasta la clara regularidad de un orden espiritual. La arquitectura aún está arraigada, con sus formas más sencillas, en la funcionalidad, a pesar que alcanza, a través de todos los niveles de valores, hasta el ámbito más elevado de la existencia espiritual, la esfera del arte. De esta visión ha de partir cualquier enseñanza de arquitectura. Paso a paso ha de aclarar aquello que es posible, aquello que es necesario y aquello que tiene sentido. Por esto, las diferentes materias están tan ligadas entre sí en todos los niveles, formando un orden orgánico, que siempre permita a los estudiantes conocer y trabajar simultáneamente en todos los campos de la arquitectura y en todas sus interconexiones.
Los estudiantes, en paralelo a su formación científica, han de aprender primero a dibujar para dominar los medios técnicos de expresión y educar el ojo y la mano. Mediante los ejercicios adecuados se les ha de transmitir una sensibilidad frente a las proporciones, la estructura, la forma y los materiales y revelarles sus relaciones y posibilidades expresivas. Los estudiantes han de familiarizarse, a continuación con los materiales y métodos constructivos de las sencillas construcciones de madera, piedra  y ladrillo y finalmente con las posibilidades constructivas del acero y el hormigón armado. Simultáneamente han de aprender la causalidad significativa de estos elementos de la construcción y su expresión formal inmediata.

Todo material, independientemente de que sea natural o sintético, posee propiedades específicas, que se han de conocer para poder trabajar con ellos. Los nuevos materiales y métodos de construcción no aseguran por sí solos una superioridad. Lo decisivo es saber emplearlos correctamente. Un material sólo vale aquello que sabemos hacer con él. Al conocimiento de los materiales y métodos de construcción se le añade el de los fines. Estos se han de analizar con claridad para identificar su contenido. Se ha de aclarar por qué y en qué se diferencia una tarea arquitectónica de otra; en qué consiste su verdadera esencia.

La introducción a los problemas del urbanismo ha de transmitir sus fundamentos y la vinculación entre todas las obras e ilustrar su relación con el organismo urbano.

Por último, y como síntesis de toda la enseñanza, se realiza una introducción a los fundamentos artísticos de la arquitectura, a la esencia de los aspectos artísticos, la aplicación de sus medios y su empleo en la construcción. Además, se ha de ilustrar también la situación espiritual de nuestra época, de la que dependemos. Se ha de analizar en qué concuerda nuestra época con las anteriores y en qué se diferencia desde un punto de vista material y espiritual. Por consiguiente, también se han de estudiar los edificios del pasado y transmitir una visión viva de ellos. No sólo para conseguir una escala arquitectónica a través de su grandeza e importancia, sino también porque están unidos a una determinada e irrepetible situación histórica y, por ello, nos obligan a realizar nuestras propias creaciones.

Título original: “Leitgedanken zur Erziehunug in der Baukunst”, publicado en el libro de Werner Blase, Mies van der Rohe, Die Kust der Struktur (Mies van der Rohe, el arte de la estructura), Zurich, 1965

viernes, 18 de julio de 2014

Julian de Armas y la rehabilitación del patrimonio cultural de Tenerife: una edad de oro de la cultura de la isla


Con motivo de la entrega ayer noche del título de Hijo Ilustre de Tenerife a Julián de Armas comencé a recordar...Cuando llegué al Cabildo en 1995 Julián de Armas era ya el ecónomo del Obispado, y como tal, una de las primeras personas que me advirtió sobre la precariedad de todo el patrimonio histórico de Tenerife, especialmente el patrimonio religioso tan valioso y tan importante para nuestra historia (nos guste o no, que conste que a mi me encanta que lo sea porque la historia de la Iglesia también es parte de la historia de todos nosotros y nuestra cultura y forma de entender el mundo).

Ahí empezó toda nuestra trayectoria juntos, una de las épocas más bonitas de mi vida. Empezamos con una emergencia, la Iglesia de Santa Ursula de Adeje, cuya estructura  estaba a punto de reventar. Continuamos con la Iglesia de los Remedios en Buenavista, que justo cuando terminamos de restaurar su torre de piedra se nos quemó y tuvimos que volver a empezar (aunque la torre resistió precisamente por aquella rehabilitación, y también tuvimos la suerte de haber realizado el inventario de todos los bienes muebles de valor histórico que estaban en la iglesia antes del incendio). 

Todo era una emergencia, fuimos a ver a Adán y le dijimos: Adán todas las iglesias de la isla están fatal, todos los retablos están a punto de caerse (por supuesto adjuntando miles de documentos técnicos que habíamos ido recabando, pues Adán no era fácil de convencer), hemos calculado que necesitamos unos 1000 millones de pesetas al año durante 10 años para poder poner orden en el patrimonio. Yo pensaba que Adán me iba a mandar directamente a donde ustedes pueden imaginarse, pero se lo demostramos tan bien que Adán, en una de las decisiones más rápidas que recuerdo de él dijo, "bueno, no tenemos 1000 millones pero podemos destinar 700 millones anuales si tenemos un plan ordenador por prioridades y completamente coherente". No me lo podía creer, Julián tampoco, ni el Obispo. Pasamos de destinar 94 millones de pesetas al año a Patrimonio a 800, y hubo años en los que superemos los más de 1000 millones año, al final Adán nos iba dando cuerda porque iba comprobando cuánta razón teníamos y cuán necesitado estaba el patrimonio cultural de la isla... 



Cuántos recuerdos. Cuanta angustia. Cuanta felicidad al ver que esa iglesia y otras se iban recuperando: la Iglesia de Santa Ana en Garachico, la ermita de Gracia en La Laguna, la Iglesia de San Pedro de Güimar, la Capilla del Rosario de la Iglesia de Santa Catalina en Tacoronte (nuestro común pueblo natal), luego Nuestra Señora de la Luz en Guía de Isora, la Iglesia de la Luz en Los Silos, la Iglesia de Santiago Apóstol en Los Realejos, el entorno de la Iglesia de San Marcos en Tegueste, la reconstrucción de la iglesia del Hermano Pedro en Vilaflor (y los avatares de su santificación, el Convento de las Catalinas en La Laguna, el Convento de Las Claras también en La Laguna, la torre de la Iglesia de San Antonio de Padua en Granadilla, la Iglesia parroquial de San Miguel, la adecuación de la antigua iglesia de Fasnia, la Iglesia de Arico el Nuevo, la Iglesia del Cristo de Tacoronte, las obras de conservación de la Basílica de Candelaria, la Iglesia de la Concepción de la Orotava, donde comenzó nuestra campaña de aquella época ¿recuerdas Julián? "Si estas piedras hablaran... pedirían socorro", que fue polémica pero efectiva. 

*Campaña de concienciación sobre el estado del patrimonio histórico en Tenerife (1997).


Que buenos tiempos (no paro de repetirme a mi misma mientras escribo atropelladamente sobre tantos recuerdos); la Ermita de los Dolores en Icod, la Ermita de San Isidro en Granadilla, la Iglesia de San Antonio de Padua en El Tanque, la Iglesia de San Pedro en Vilaflor, la Ermita de San Sebastián en Santa Cruz, la Iglesia del Dulce Nombre de Jesús en la Guancha, la Ermita de nuestra Señora de la Luz en La Matanza, la Iglesia de San Juan Bautista en San Juan de la Rambla (con sus polémicos pero fabulosos y colaboradores vecinos), la Ermita del Coromoto en La Guancha, la Iglesia de Machado en el Rosario, el entorno y la Ermita de San Roque en Garachico, la casa parroquial de San Miguel, la cruz de San Antonio en Arona, la Ermita de los Angeles en el Sauzal,  la Iglesia de la Concepción de Santa Cruz (mi madre la que se organizó con la previa y necesaria excavación arqueológica, casi se nos cae la iglesia, pero todo acabó felizmente), la Iglesia de San Miguel Arcángel en San Miguel, la iglesia Anglicana del Puerto de la Cruz, el Convento de Santo Domingo en el Puerto de la Cruz, la adecuación de la zona de Chinguaro en Güimar, la Iglesia del Escobonal, la Ermita de San Diego en La Laguna que no pudimos terminar, la Iglesia de la Hacienda de La Fuente en Buenavista, la Iglesia de San Agustín también en Buenavista, la Casa de la Siervita en El Sauzal... por no hablar de nuestras colaboraciones en tanto ex conventos, en el intento de salvar (también eso nos salió mal, o no nos dio tiempo) la antigua Iglesia de San Agustín de La Laguna y por no hablar tampoco de los cientos de retablos, lienzos, esculturas, imágenes, tapices, cuadros, etc, etc, etc.

Seguramente se me quedan mil cosas en el tintero, sin duda, esto es solo un fugaz recuerdo de aquellos maravillosos 8 años (del 95 al 2003) que pasamos recorriendo la isla como si fuéramos la UVI del patrimonio histórico, y luego 4 años (del 2003 al 2007) más colaborando desde el Gobierno.

Realmente se lo merece, se merece ser hijo ilustre de la isla de Tenerife y muchas cosas más. Que orgullo haber podido trabajar con él, y que satisfacción tan grande haber podido asistir al acto de ayer en el Cabildo. Es de las pocas personas que realmente tengo miles de motivos para levantarme y aplaudir. Gracias Julián, por tantas y tantas cosas.

jueves, 17 de julio de 2014

As a writer I want To be involved in the dispute Hachette-Amazon


Amazon is involved in a commercial dispute with the book publisher Hachette, which owns Little Brown, Grand Central Publishing, and other familiar imprints. These sorts of disputes happen all the time between companies and they are usually resolved in a corporate back room.
But in this case, Amazon has done something unusual. It has directly targeted Hachette’s authors in an effort to force their publisher to agree to its terms.
For the past month, Amazon has been:
--Boycotting Hachette authors, refusing to accept pre-orders on Hachette’s authors’ books, claiming they are “unavailable.”

--Refusing to discount the prices of many of Hachette’s authorsbooks.
--Slowing the delivery of thousands of Hachette’s authors’ books to Amazon customers,

indicating that delivery will take as long as several weeks on most titles.
As writerssome but not all published by Hachettewe feel strongly that no bookseller should block the sale of books or otherwise prevent or discourage customers from ordering or receiving the books they want. It is not right for Amazon to single out a group of authors, who are not involved in the dispute, for selective retaliation. Moreover, by inconveniencing and misleading its own customers with unfair pricing and delayed delivery, Amazon is contradicting its own written promise to be “Earth's most customer- centric company.” 


Many of us supported Amazon from when it was a struggling start-up. Our books started Amazon on the road to selling everything and becoming one of the world’s largest corporations. We have made Amazon many millions of dollars and over the years have contributed so much, free of charge, to the company by way of cooperation, joint promotions, reviews and blogs. This is no way to treat a business partner. Nor is it the right way to treat your friends. Without taking sides on the contractual dispute between Hachette and Amazon, we encourage Amazon in the strongest possible terms to stop harming the livelihood of the authors on whom it has built its business. None of us, neither readers nor authors, benefit when books are taken hostage. (We’re not alone in our plea: the opinion pages of both the New York Times and the Wall Street Journal, which rarely agree on anything, have roundly condemned Amazon’s corporate behavior.)
We call on Amazon to resolve its dispute with Hachette without hurting authors and without blocking or otherwise delaying the sale of books to its customers.
We respectfully ask you, our loyal readers, to email Jeff Bezos, CEO and founder of Amazon, at jeff@amazon.com, and tell him what you think. He says he genuinely welcomes hearing from his customers and claims to read all emails from this account. We hope that, writers and readers together, we will be able to change his mind.
Sincerely, [Signed by]
Megan Abbott Robert. H. Abel Rachael Acks William M. Adler William Alexander Sherman Alexie Mike Allen

Laurie Halse Anderson
Roger R. Angle
The Ansel Adams Publishing Rights Trust Debby Applegate
Anne Applebaum
Kelley Armstrong
Ellis Avery
James David Audlin
Paul Auster

Gillian Bagwell Blake Bailey Deirdre Bair Kevin Baker
Etc:....... 

domingo, 13 de julio de 2014

7 días en China sin mi blog y sin twitter, facebook ni google



Nunca creí que me importara tanto tener acceso a google, o a twitter sobre todo. O que echara de menos mirar qué tal iba el mundo paralelo de Facebook, o escribir en mi blog sobre lo que estaba viviendo en aquel lugar tan extraño y maravilloso que se llama Lijiang.



Pero es así, aquello es literalmente otro mundo todavía. Tal vez sea malo en parte pero por otra parte he podido tener la suerte de vivirlo con pureza. Durante casi toda la semana que pasé en Lijiang nosotros dos (mi pareja y yo) éramos los únicos occidentales y eso fue también sorprendente para nosotros y muy enriquecedor: al fin y al cabo somos diferentes pero no tanto.



Esa falta de libertad digital (que odio y no comparto) tuvo sin embargo un efecto positivo: me permitió concentrarme totalmente en lo que estaba viviendo, sin interferencias de occidente. No sé cuánto tiempo más en el mundo será posible vivir aún experiencias tan puras en el sentido de originales desde el punto de vista cultural.



Pero lo cierto es que echaba tanto de menos Twitter y mi blog que ahora estoy mucho más agradecida de la libertad de la que disfrutamos aquí, en Europa, a pesar de nuestros miles de fallos, errores continuos y visión a corto plazo... Nos equivocamos, pero al menos tenemos ese derecho a equivocarnos.





jueves, 26 de junio de 2014

A vueltas con la playa de las Teresitas: Razones para no tirar el mamotreto. Razones para no olvidar.


Hace unos meses el tema del Mamotreto estaba en ebullición, sin embargo ahora ha desaparecido de los periódicos cuando el problema sigue ahí latente para lo que tuvieron la mala suerte de tener la responsabilidad en su día y para los que la tienen hoy.

Es como si el mundo entero se confabulara para que los ciudadanos olvidáramos qué pasará con aquella playa y con aquel mamotreto. Pero es algo que no se puede olvidar, ni por los afectados injustamente ni por los ciudadanos, y menos en verano, cuando nos paseamos por allí y vemos la desidia total en la que se encuentra ahora porque entre el alcalde y el concejal de urbanismo hay una guerra sobre si tirar o no el mamotreto.

Creo que esta es una guerra que tiene un ganador claro: las personas que razonan con claridad no quieren tirarlo ¿para qué? ¿por qué? 

Legalmente hay razones de sobra para no hacerlo, por ejemplo la misma concesión de Costas se cuida de no decir en ningún momento que son ilegales. 

Sin embargo a mi me parecen con más peso las razones estéticas. El mal llamado "Mamotreto" fue diseñado por uno de los mejores arquitectos del mundo, Dominique Perrault, que ha sido capaz de crear nuevos paisajes emblemáticos en un montón de lugares y quien se merece el respeto de todos. Si dejáramos que él acabara su trabajo veríamos como el mamotreto desaparece en su diseño final (no se ve, no será percibido por la población y estará prestando un servicio de aparcamientos a la sombra muy necesario hoy en día en la playa de las Teresitas).

Por eso propongo terminarlo, que además es más barato y tiene el sentido común de su parte, que incluye saber con certeza que es un sinsentido -y más en los momentos de crisis que estamos viviendo- tirar un montón de cientos de miles de euros a la basura cuando además sabemos que las manos técnicas en las que estamos (los que diseñaron el proyecto) son de lo mejor.

Una obra de Perrault que me fascina y que ha dado grandes resultado en el tiempo es el Ewha Womans University Campus Center, tan integrado en la naturaleza como podría estarlo el mamotreto.


*Dejemos terminar el trabajo de Perrault, esa es la mejor opción.



miércoles, 25 de junio de 2014

"Cambiar no es una flaqueza, es el arte de escuchar y entender"


Me encanta Renzo Piano cuando dice estas cosas, cambiar no está mal, es el arte de escuchar y entender que a veces es necesario dar un paso hacia otra dirección.

Al hilo de una entrevista contesta a la siguiente pregunta de manera brillante: ¿Y cómo se enfrenta uno al debate ciudadano?
R.P. "El debate es esencial. Crecí en una atmósfera en la que era crucial: por la mañana trabajaba en el despacho de un arquitecto y por la noche iba a la universidad. Eran los años previos al 68. El debate nunca es negativo, y es especialmente interesante cuando es irritante, los debates deben ser por definición irritantes; si no, resultan fingidos. Porque cuando estás en un debate, estás obligado a tener más seguridad en lo que defiendes. El cambio parece una flaqueza, pero no se trata de cambiar, sino de hacer las cosas mejores. Es el arte de escuchar y entender. Uno tiene que ser permeable, en la misma medida en que debes ser estable. Ligero y fuerte al mismo tiempo. Por eso no debe preocuparte escuchar, porque tú sabes adónde quieres llegar. Esa es la razón por la que este edificio en Santander se ha hecho más pequeño y ligero. Siempre dije que debía volar, pero ahora vuela todavía más."