Se ha producido un error en este gadget.

martes, 22 de junio de 2010

La Cultura Inmaterial, la Globalización y la crisis hoy en el Parlamento de Canarias

Hoy la Consejera de Educación comparecerá a petición propia para hablarnos de la marcha de los trabajos de redacción del Atlas de la Cultura inmaterial de Canarias.

Me toca a mi, en nombre de Coalición Canaria, dar una opinión al respecto, aquí va:

Se quiera o no, para lo bueno y para lo malo, la cultura no es independiente de dos cuestiones que hace años lo inundan todo:

Por un lado la globalización

Y por otro lado la crisis económica.

Y desde ambas perspectivas es obligatorio hacer un análisis político, pues ninguna de las acciones que un gobierno emprenda hoy por hoy debe obviarlas.

1.- En estos tiempos de creciente globalización, la protección, conservación, interpretación y presentación de la diversidad cultural y del patrimonio cultural de cualquier sitio o región es un importante desafío para cualquier pueblo en cualquier lugar. Sin embargo, lo normal es que cada comunidad en concreto o grupo implicado en la conservación se responsabilice de la gestión de este patrimonio, teniendo en cuenta las normas internacionalmente reconocidas y aplicadas de forma adecuada. Y eso es lo que está ocurriendo con esta propuesta de la Viceconsejería de Cultura de elaboración del Atlas de la Cultura inmaterial de Canarias.

La Unesco aprobó en 2003 la Convención para la salvaguarda del Patrimonio Cultural Inmaterial. España tardó tres años en adherirse a esta Convención y tres años más tardes Canarias se plantea comenzar la redacción de su Atlas de Cultura Inmaterial.

Canarias está haciendo por tanto algo que tiene que hacer. Y cuanto antes mejor, pues la velocidad del proceso de globalización aumenta la fragilidad de esa cultura inmaterial a proteger.

En este sentido y para terminar con los aspectos que entremezclan la cultura inmaterial con el proceso de globalización no puedo dejar de pedir que este proceso de redacción del Atlas de Cultura Inmaterial de Canarias se realice con una información bidireccional con los especialistas de las dos universidades, con todas las instituciones consultivas del Gobierno de Canarias en materia de Patrimonio Histórico y también con la población. Que se utilicen las TICs y las herramientas que la web 2.0 pone a nuestra disposición para que los contenidos del Atlas sean contenidos completos y elaborados también con la colaboración de la ciudadanía, conocedora profunda de costumbres y culturas locales, y que por tanto debería involucrarse –si se le dan los medios- en la conservación y documentación de este patrimonio cultural inmaterial.

2.- Desde el punto de vista de la crisis económica tenemos el deber de preguntarnos ¿ para qué nos va servir esto? ¿ creará empleo? ¿ generará riqueza? Y muchos pensarán que es imposible medir los beneficios de la cultura inmaterial, cuestión que es cierta pero no totalmente, pues hay aspectos que sí son medibles, y tienen que ver con la gestión que se haga de esa cultura inmaterial.

Me explico aprovechando lo que apunta ICOMOS en relación con la importancia del turismo cultural y el patrimonio inmaterial. Según ICOMOS “el turismo sigue siendo uno de los medios más importantes para el intercambio cultural, al ofrecer una experiencia personal no solo acerca de lo que pervive del pasado, sino de la vida actual y de otras sociedades”.

Aquí ICOMOS nos está sugiriendo cómo podemos convertir en actividad económica la gestión de la cultura inmaterial. Y nos está recordando además que la cultura inmaterial no solo hace referencia al pasado sino a la vida actual, a la cultura actual inmaterial que vamos conformando con las nuevas costumbres que vamos adoptando como pueblo.

Según la declaración de Mallorca de 1995, precursora tanto de la Convención de la Unesco como de la Carta Internacional de Turismo Cultural de ICOMOS, el concepto de turismo cultural queda mucho más amplio y claro si se incluye la cultura inmaterial, pues la conceptualización del término “cultura” se enfoca no solo desde el patrimonio histórico, monumentos, arte, industria, arqueología, paleontología, etc., sino que también incluye la cultura popular inmaterial. En este sentido el turismo cultural comprendería no solo el consumo de productos culturales del pasado sino también el consumo de la cultura inmaterial de la vida actual de nuestra sociedad. Y aquí tenemos otra vía de posibilidades a desarrollar que pueden generar riqueza económica a través de la cultura inmaterial.

Hoy por hoy, el patrimonio cultural intangible se está convirtiendo en el verdadero elemento diferenciador entre la oferta turística cultural de los destinos, por ser considerado, en muchos casos como el auténtico conservador de las raíces de y en la cultura local.

Y esto, este Atlas de cultura inmaterial como primer y necesario paso de una imprescindible gestión de calidad futura de todo el patrimonio cultural de Canarias, puede ser una oportunidad para un destino turístico como el nuestro, maduro y en cierto declive, pero con posibilidades de reinventarse así mismo a través de la cultura.

5 comentarios:

Una historiadora en paro dijo...

Como te habrá costado Dulce esta defensa. Porque es sabido que estas a favor del Atlas de cultura inmaterial pero también sé que lamentas profundamente que no se haya hecho nada más en toda la legislatura en materia de patrimonio histórico: Ni la reforma profunda que requiere la ley y que tu dejaste preparada y pactada, ni la finalización de la catalogación del patrimonio Arqueológico. Una pena.

MDC dijo...

lo siento, Dulce, pero aquellos gobiernos que no han resuelto en absoluto la gestión de su patrimonio material, se lanzan a la defensa de este patrimonio inmaterial, de menor coste y posiblemente mayor rentabilidad política, sin la existencia de un soporte conceptual sólido en planificación general sobre organización/inversión cultural. Es curioso que en esta comunidad sin tener resuelta la gestión de una parcela del patrimonio histórico tan sensible como es el caso del arqueológico, lleve al PARLAMENTO, la propia CONSEJERA, el estado en el que se encuentra la redacción del atlas de la cultura inmaterial de canarias (la consejera al parlamento presentando directamente algo relacionado con la cultura....¿¿¿???). Y, cuidado, no quiere decir esto que esté en contra de la defensa de este sector del patrimonio cultural, que considero de vital importancia como queda reflejado en la documentación que presentas, sino que llego a la conclusión que "nuestra clase política" actúa pensando exclusivamente en los réditos de este tipo de acciones vinculadas con la CULTURA y sin que exista una mínima coherencia/planificación en esas intervenciones e inversiones -máxima rentabilidad con el menor esfuerzo económico y lo más rápido posible: "algo que veamos antes de finalizar la legislatura"-. Que te sea leve y la única pregunta que lanzo es: ¿qué ha ocurrido para que te "encarguen" a ti esta defensa cuando te han retirado de todas las comisiones del parlamento que tienen que ver con la cultura? Ya nos dirás

Una historiadora en paro dijo...

Vale MDC, estamos de acuerdo.Pero Dulce no tiene la culpa.Ha sido la única que se ha molestado en entender qué es el Patrimonio Cultural en esta tierra y que ha tratado de mover lo inamovible de la inercia de la Dirección General esa que debería disolverse.

Nada de aquello fue un error. dijo...

Al menos Dulce lo enfoca bien, no critica porque no puede criticar, pero le da una lección al recordarle a la consejera que un atlas de cultura inmaterial no es solo sobre el pasado sino también sobre la vida de las sociedades en la actualidad.

Y nos da otra lección: piensa en este tema y lo aborda desde el problema de la actualidad económica, la crisis, para dar una pincelada sobre las posibles experiencias de gestión cultural-turística de este patrimonio como un medio para conseguir desarrollo económico.

Brillante, y a la vez, correcta políticamente con su partido.Si milita en el mismo debe ser así.

MDC dijo...

totalmente de acuerdo con Historiadora en paro en lo concerniente a la lucha de Dulce por la cultura, pero no podemos obviar su participación activa en la gestión cultural, de esta isla en particular y la comunidad en general, a través de los diferentes cargos de responsabilidad política que ha detentado. Y esta es la razón por la que no termino de comprender cómo desde su propio partido la retiran de las comisiones de trabajo que están relacionadas con esa parcela: LA CULTURA, de tal manera que si desde dentro del gobierno no pudo eliminar "lastres" heredados del pasado, como los que tú planteas, sí podría haberlos formulado con mayor contundencia desde el parlamento y, si no es así, que sea la propia Dulce quién nos lo aclare..
MDC