Se ha producido un error en este gadget.

viernes, 18 de diciembre de 2009

Jaume Plensa mostró su entusiasmo con el montaje en el Tanque afirmando que el espacio es bello y perfecto, “aquí trasciende la obra de arte”








·        Plensa es uno de los artistas más solicitados a nivel mundial y su obra es una referencia de la evolución de la escultura durante los últimos años, dentro y fuera de nuestro país

Jaume Plensa presentó en la mañana de hoy, viernes 18, en el Espacio Cultural El Tanque dependiente del área de Cultura del Gobierno de Canarias, Jerusalem. Este artista, cuya obra está considerada  como una de las de mayor trascendencia artística de los últimos años, se mostró entusiasmado con este contenedor para la creación artística, asegurando que “acepté exponer aquí porque El Tanque es perfecto, es bello. Aquí la obra de arte trasciende reinterpretando el Gótico en un espacio industrial”. La muestra que se inaugura esta noche, a las 20.30 horas, estará abierta al público hasta el 21 de febrero de 2010.

Jerusalem es una obra del 2006,  compuesta por 18 piezas (gongs) suspendidos, en donde han sido grabados fragmentos de “Cantar de Cantares”, libro cuya autoría se atribuye al rey Salomón y que tiene diversas interpretaciones, aunque en todas subyace el amor como elemento común. Muchos de los estudiosos lo concretan en los sentimientos de dos amantes separados que se buscan y claman su amor.

 De hecho fue concebida inicialmente para el Aljub, antiguo depósito de agua de la fortaleza que alberga a este importante centro cultural de Baleares. Sin embargo, se muestra en el El Tanque por primera vez con un montaje en círculo, que según explica Plensa,  reinterpreta ‘Jerusalem’. El sonido y la luz son piezas claves en esta propuesta y ‘aqui el eco y la sonoridad son un lujo para la obra, convirtiendo el conjunto en un lugar espiritual, mágico, produciendo en el espectador una mezcla de paz y alegría”. 

De los últimos trabajos de Plensa- su currículum es amplísimo- el comisario del proyecto, Enrique Oramas, destaca dos: Breathing (Respiración), monumento que se erige en el tejado de la BBC en Londres y “que nos recuerda a los periodistas caídos en el ejercicio de su profesión. Se trata de un cono invertido y luminoso de 10 metros construido en acero y cristal, a cuya inauguración asistió el secretario general de la ONU”.  El otro, es Crown Fountain, ubicada en pleno centro de Chicago, “son dos grandes cubos de vidrio donde aparecen rostros que escupen agua cada cierto tiempo. Es divertida, cercana, nos recuerda aquella olvidada capacidad del arte para hacernos feliz”.  

.
En Jerusalem Jaume Plensa prioriza el mensaje social y el uso colectivo de la obra en detrimento de la expresión de su subjetividad. El mero hecho de que el público interviene en la producción del sonido de las piezas avala la magia del trabajo de este artista catalán. También la iluminación juega un papel especial para crear una atmosfera peculiar donde experimentar y disfrutar.

Para Enrique Oramas, “una vez adentrados en el mundo de Plensa, aparece la capacidad de sugerencia, de irradiación y de fecundación de espíritus ajenos, porque como dijera Jorge Mañach en su conferencia Filosofía del Quijotismo: En cualquier gran obra artística hay más, mucho más de lo que el autor deliberadamente pone. Jerusalem es un ejemplo”.

Hablar a día de hoy de Jaume Plensa (Barcelona, 1955) es tratar de explicar porque es uno de los escultores más solicitados a nivel mundial y es analizar la evolución de la escultura durante los últimos años, dentro y fuera de nuestro país. Fueron los ochenta una década (coincidió con la llamada era Reagan, y la euforia de la Bolsa neoyorkina) el mejor escenario para dar a conocer nuevos creadores, no solo pintores, sino también escultores que cambiaron lenguajes, materiales e introdujeron otros conceptos, funciones, incluso dimensiones. Desde entonces, la obra de Jaume Plensa que se formó en la Llotja y Escuela Superior de Arte de Sant Jordi, en Barcelona, ha destacado por su carácter humanista, y el hecho de que no se explique la escultura sin tener en cuenta el espacio a donde va destinada. Espacio en donde se produce el encuentro del pensamiento con la emoción. Y para el escultor estas condiciones se dan en El Tanque. Este espacio es finalmente la escultura- así se reconoce en uno de los textos del catálogo editado en el 2006 por ESBALUARD, museo de arte moderno y contemporáneo de Palma de Mallorca, donde se expuso Jerusalem por primera vez.
Plensa  persigue lo imposible en su trabajo creativo, buscando la forma de producir silencio en una época tan ruidosa espiritualmente como la nuestra. “El silencio es un anhelo del hombre, algo que no existe, puesto que tendrías que morir para escucharlo. Me fascina esta imposibilidad", ha comentado el artista.
Jerusalem basada en el erotismo bíblico expresado en el Cantar de los Cantares del rey Salomón., permite que el visitante pueda extraer sonidos y reverberaciones que activen los  sentidos. En cada gong, Plensa ha dispuesto versos del poema salomónico, un canto a la embriaguez de la vida amorosa y sus sombras en el suelo,  producen la evocación de la antítesis del regocijo del amor.

1 comentario:

Anónimo dijo...

patrimonio industrial, patrimonio nacional e identitario de una nación como la canaría.TENGAMOS EN CUENTA EL ESCASO PATRIMONIO INDUSTRIAL CANARIO COSERVEMOSLO APOYEMOS A DULCE X. EN ESTA JUSTA DEFENSA .....VCL