Se ha producido un error en este gadget.

martes, 23 de febrero de 2016

Un método fatal de presentación de un Estudio sobre el valor económico de la cultura en Canarias....


Hace tiempo que desistí de meterme en polémicas culturales pero escribo desde la misma presentación de este estudio sobre el valor económica de la cultura en Canarias, en el Salón de Caja Canarias de Santa Cruz de Tenerife porque estoy que no doy crédito... El presentador se pierde de diapositiva en diapositiva, ninguna diapositiva se puede leer pero el presentador sí que lee. Es una presentación mal preparada en las formas que falta al respeto por el tiempo de los demás, porque para leer ya sabemos leer todos nosotros.

La presentación, en su forma y diseño, es lo más alejado al mundo cultural que he visto en mi larga y dilatada vida de experiencias similares, y, en cuanto a sus contenidos, me recuerda muchísimo a un estudio similar que  presentó en Canarias hará unos 4 años Ines Rojas, incluso me recuerda a algo de mi época en la viceconsejería (2004-2007).

El mundo ha cambiado mucho en los últimos 4 y 8 años, pero mucho, hace 16 años que entramos en el siglo XXI pero los métodos, contenidos y maneras siguen siendo del siglo XX.

Si hay incapacidad para resumir, para llegar a la sencillez esencial, para sintetizar, para explicar  lo importante del estudio ¿Qué se puede esperar de su contenido? ¿Qué tiene este estudio de revolucionario? ¿De innovador? ¿Qué tiene de pasión y entusiasmo? Sí, si, me dirán no sé qué de la literatura especializada, pero eso no se cuenta, y si no que le pregunten a Steve Jobs, por cierto, le recomiendo al presentador de hoy que en lugar de los 45 minutos de tortura es mejor que esta noche se estudie las mejores presentaciones de Apple e intente mejorar la presentación para no someter a este martirio a los profesionales del sector de las Palmas de Gran Canaria.

Lo siento... pero esto no deberíamos permitirlo más. Estamos en 2016.

1 comentario:

Ana dijo...

Me parece una valoración demoledora pero acertada, estuve allí y me aburrió como una ostra. No digo que el informe no sirva, pero desde luego no saben hacer que sirva todo lo que debería.