Se ha producido un error en este gadget.

jueves, 28 de enero de 2016

La sostenibilidad del Auditorio de Torun, Polonia, de Fernando Menis


En Torun, Polonia, durante la construcción del CKK Jordanki, en el equipo de Fernando Menis apostamos por seguir la filosofía del kilómetro cero en la arquitectura, lo que consigue una arquitectura contemporánea de calidad pero respetuosa con el paisaje y con el medio ambiente.
Tratamos de materializar arquitectónicamente los “deseos” del territorio respondiendo a los problemas de la arquitectura y la sociedad
Esto incluyó una serie de compromisos para adaptarnos mejor a la realidad de la gente de Torun, una vuelta a los orígenes y a la lógica:
1. Utilizamos y trabajamos en Torun con productos de naturales de la zona. Históricamente la ciudad protegida por la Unesco se construyó de ladrillo rojo porque era lo que proporcionaba la tierra de la zona, nosotros hemos utilizado el mismo ladrillo rojo pero de una manera contemporánea. Para la construcción del CKK Jordanki se ha trabajado con empresas de máximo prestigio como Cemex o Zumtobel, preocupados por la sostenibilidad de sus productos. Por ejemplo, siempre que los requerimientos técnicos no indicaban lo contrario se han utilizado lamparas led para conseguir un considerable ahorro energético.
2. Respetamos el paisaje natural que rodea al Auditorio. Tal y como hemos indicado el proyecto está diseñado para cubrir menos de la mitad del área del sitio quedando un gran parque en superficie, enterrando hasta el 60 % de la superficie construida, consiguiendo por un lado una completa integración con el ambiente de la ciudad, manteniendo el parque Jordanki como un espacio verde, y consiguiendo asimismo un considerable ahorro energético, al aumentar la inercia térmica del mismo al estar la mayor parte de su superficie enterrada.
3. En el edificio el diseño sostenible ha sido prioridad:  se han estudiado dos caminos para reducir considerablemente las pérdidas calóricas a la atmósfera. Por un lado al tratarse de un edificio multifuncional se ha dotado de un sistema de climatización completamente flexible, de modo que sólo se climatiza aquella zona quq realmente se está usando, no produciéndose pérdidas innecesarias de calor en recintos que no se están utilizando. Además, la gran inercia térmica del edificio, con muros armados de 70 cm de espesor en su interior, permiten conservar toda la todo el calor que se genera en su interior, con todo el ahorro energético que eso supone.
4. Favorecimos el consumo de materiales locales, comarcales o lo más cercanos posibles a la hora de edificar o rehabilitar, reduciendo la emisión de CO2 a la atmósfera producida por el transporte de materiales de construcción. Todos los materiales utilizados en el edificio proceden de suministradores locales; incluso el ladrillo que se utiliza no solo es el del lugar, sino que es el desechado en la fabricación de ladrillo de más calidad de las empresas de la zona, ya que su uso no requiere unas grandes cualidades de acabado al picarse toda la superficie del mismo. Esta reutilización de material permite utilizar unos ladrillos que de otra manera serían desechos.
5.Utilizamos preferentemente mano de obra del lugar. Todas las empresas que han trabajado en la obra proceden en su mayor parte de la economía local de la zona lo que permite un desarrollo directo de la zona mediante la construcción del edificio, lo que contribuye en un mayor desarrollo social de todo el municipio.
Por último no podemos olvidar todo el desarrollo social que un edificio de estas características supone para la región, considerado en la declaración de  la Agenda 21 de la Cultura como cuarto pilar del desarrollo sostenible”.