Se ha producido un error en este gadget.

domingo, 8 de agosto de 2010

Los veranos distintos

A veces toca vivir un verano distinto. Un verano sin verano. Mientras, uno ve ir y venir a los amigos que van y vienen de lugares exóticos y recuerda otros veranos y desea que vuelvan. Y solo espera y espera a que todo mejore. Así es la vida. Que no se valora lo que uno tiene hasta que lo pierde, y entonces se sueña por recuperar ese mundo perdido.

5 comentarios:

rainwoman dijo...

Bonito

una ciudadana que te votó dijo...

Animo Dulce,sabemos que pasas por una situación difícil pero piensa que no hay mal que dure 100 años ni cuerpo que lo resista y que volverán los buenos veranos ya lo veras.

Anónimo dijo...

Hola!!..debo reconocer que siendo afiliado de otro partido politico, me pareces de las personas mas respetables de coalicion canaria, dices las cosas claras,eres sincera y tu interes y preocupacion por la cultura es envidiable. Un saludo.
D.

Elena Aleman dijo...

Dulce¿has visto el precioso artículo que Carmelo Rivero ha escrito sobre Adan Martín en la web de la rtvc.es? Te gustará si no lo conoces.Te adelanto un pedacito:

"La historia, siempre al borde de un desenlace no deseado, del famoso cáncer de Adán dura, como digo, más de una década y está jalonada de victorias que el político ha ido cosechando no sin costes irreversibles en su mala salud de hierro. Es cierto que cada vez se le van agotando los plazos de esa pelea desigual, pero nadie que conozca al personaje apostaría en su contra ni aunque le viera famélico y devastado como ahora en el Clínico de la Ciudad Condal tras una de las pruebas más duras de su vida, en la que, en efecto, la noticia ya no sería tanto una deficiente respuesta colateral de intestino, como la sorprendente confirmación del viernes: sigue vivo."

Anónimo dijo...

Las personas se conocen de verdad en momentos como éste,...
Mira a tu alrededor y lo descubrirás...
No te voté pero siempre he alabado esa manera transigente de tu carácter digamos vanguardista.
Desde el Valle de Güímar, con afecto: ánimo.
Martillo de Herejes