Se ha producido un error en este gadget.

miércoles, 23 de junio de 2010

¿ Un parlamento participativo? Pues no, en absoluto

Si usamos el símil de la evolución de internet, que pasó de ser unidireccional en el entorno web 1.0 a ser bidireccional en el entorno web 2.0, y tenemos en cuenta que esa bidireccionalidad que permiten las herramientas web 2.0 es la que permite la conversación con la gente de la calle, lo que nos permite mantener un contacto directo con los ciudadanos, un feed-back de ideas de ida y vuelta. Se implica el usuario final.

En el caso del parlamento se supone que buscamos la implicación del usuario final, el ciudadano, pero no es verdad. Más bien se diría que los desalentamos y además ni siquiera sutilmente.

Aquí la información es solo bidireccional, y no se respeta ni dialoga con los ciudadanos que se acercan al Parlamento, que encima que son pocos los que deciden venir por aquí y soportar horas y horas de espera, se les toma el pelo y dificulta su ansia de colaboración.

Siento vergüenza ajena de algunas decisiones arbitrarias que algunos han tomado hoy. Sin pensar en la gente para la que se supone que trabajan. Gente de la calle que deja su trabajo para venir aquí porque tienen interés en asuntos que les afectan y que es ignorada por completo.

31 comentarios:

Una ciudadana que te votó dijo...

Muchacha,como aguantas ahí? Debe ser lo menos estimulante del mundo.No pierdas más tu tiempo.Canarias te necesita en la calle, haciendo cosas donde es posible hacerlas, ahí no hacen nada útil.

Anónimo dijo...

Pero ¿de qué se trata? ¿qué ha pasado?

Dulce Xerach dijo...

de todo...

Anónimo dijo...

Ya, pero ¿no podemos conocerlo? SIn hacernos saber qué pasó no sé para qué colgaste este comentario.

MDC dijo...

Dulce cuenta que pasó

Dulce Xerach dijo...

Necesito un poco de tiempo para que se me quite el cabreo y lo cuente de manera algo mas objetiva.

Dulce Xerach dijo...

El día anterior se pactó la hora en torno a la cual se debatiría una proposición sobre el apoyo al diseño como herramienta competitiva con las empresas porque la Asociación de Diseñadores Canarios quería asistir en el Parlamento a ese debate. Se pactó -con el acuerdo de todos los grupos políticos y la mesa- que sería sobre las 11. Avisamos a la Asociación, vinieron unas 20 personas y después de un retraso de una hora en otro tema, se volvieron a reunir los portavoces y decidieron que se volvía al orden del día anterior y que los pactos del día antes ya no valían, con lo que la gente tuvo que esperar desde las 11 de la mañana hasta más de las 3 de la tarde. Una vergüenza innecesaria, desde mi punto de vista. Una falta de sensibilidad con los pocos ciudadanos que se acercan al Parlamento.

David D dijo...

Al menos tu eres sincera...

O A dijo...

Si fuera un Ayuntamiento lo entendería, porque siempre están llenos de gente esperando cosas,pero en un parlamento rara vez va gente y deberían incentivar que fuera más participativo.Al menos usted se da cuenta.

Anónimo dijo...

Vamos que este artículo de la Constitución: Corresponde a los poderes públicos promover las condiciones para que la libertad y la igualdad del individuo y de los grupos en que se integren sean reales y efectivos, remover los obstáculos, que impidan o dificulten su plenitud y facilitar la participación de todos los ciudadanos en la vida política, económico, social y cultural.
Se lo pasan los diputados por el forro de los ...

Anónimo dijo...

Lo siento. A mí me parece un asunto anecdótico. Lo importante de un Parlamento es que lo que allí pasa es público. Todo se recoge en acta y se puede consultar.
Desde luego, se trató de un acto de mala educación. O de muy mala gestión de parte de los portavoces. (me gustaría saber por qué decidieron dar marcha atrás a un asunto, porque supongo que la razón no sería "porque Sí).
Pero de ahí a aludir a la Constitución... Igual algunos se pueden sentir rechazados por el Parlamento porque rechazan sus iniciativas populares, pero todas las decisiones se toman por mayoría y son legales.
Contra a falta de sensibilidad (aunque tengo dudas porque no nos das toda la información) sí. El Parlamento es poco sensible.
Pero no puedo ir más allá.

Dulce Xerach dijo...

Si, efectivamente lo de la constitución es excesivo.

El debate que hay de fondo -en mi opinión- es si el parlamento debe ser un lugar más participativo y bidireccinal o si preferimos que siga siendo una caja de resonancia sobre si mismo. Yo creo que quien no trabaje por la primera opción ha perdido el juicio.

militante S/C dijo...

Te borraremos de las listas electorales para siempre, por hereje y por desobediente. ¿Quién te has creído que eres?

Anónimo dijo...

Si todo muy bonito, pero pq no abandona ese mundo tan infernal, hipócrita...de la vida parlamentaria, que tanto critica, no lo entiendo, desde luego no será por el sueldo y lo que cobra en comisiones. Con su experiencia profesional no le faltaría trabajo.

Benchomo

Tinerfeño azul dijo...

Anonimo,alguien tiene que aguantar.Agradezco a Dulce que aguante y que cuente.

Versus dijo...

Hola, Dulce. Acabo de leer tu post y me parece increíble lo que ha sucedido en el Parlamento una vez más. No es la primera, ni será la última, mucho me temo, que ocurra esto. Te felicito por la valentía de contarlo al mundo. Y te felicito también por haber publicado las amenazas que recibes a tu libertad de expresión. Este tipo de censuras demuestran una vez más la falta de autocrítica de los partidos políticos. Mientras existan individuos de este tipo la política seguirá siendo lo que es ahora... Es una verdadera lástima porque hay personas muy inteligentes que desean aportar grandes cosas a este país y estos elementos indeseables ocupan espacios que no se merecen, y se encuentran en todos los partidos. Yo te diría que te fueras de ahí, Dulce, pero egoístamente te pido que no lo hagas porque gracias a personas como tú se producen puntos de inflexión y espacios de conocimiento que nos ayudan a todos, en mayor o menor medida, a saber un poco más de lo que se cuece en el Parlamento. Y estoy muy de acuerdo en ese intercambio que defiendes en tu post. Incluso, creo que deberían grabarse todas las sesiones o retransmitirse por internet en directo para que todos las podamos ver. Y además con espacios donde se pueda opinar y aportar ideas. Seguro que esto haría cambiar o mejorar ciertas actitudes políticas. Y es que el secretismo de lo público, que pertenece a todos, lo que conduce es a la desconfianza y a la manipulación. Mucho ánimo, Dulce.

Anónimo dijo...

Pues a mí me parece que este post debería hacerte reflexionar sobre la oportunidad de lanzar ideas al aire sin más. Es decir, de escribir sin una reflexión más global, más compleja.
Al leer los comentarios veo que algunos simplemente te apoyan – "una ciudadana que te votó" ya expuso antes de que te explicaras que en el Parlamento "no hacen nada útil"–, y otros simplemente de desprecian -un "militante de S/C " escribe "Te borraremos de las listas electorales para siempre, por hereje y por desobediente. ¿Quién te has creído que eres?"
He cogido los dos extremos, lo sé. Pero me sirve para decirte que el Parlamento no debe acoger discusiones tan parciales, y que se dota de un complejo reglamento y procedimientos para buscar la participación indirecta de la ciudadanía en la elaboración de normas y en el control de los que nos gobiernan.
Creo que el Parlamento de Canarias no lo está haciendo bien. Hay normas con defectos de redacción, hay proyectos infumables, hay proposiciones no de ley que son infames... y eso es el reflejo de los parlamentarios que tenemos, no necesariamente del Parlamento.
En fin, no logro cerrar mi reflexión. Espero que entiendas el sentido de mis palabras. Insisto en que en el caso que nos ocupa el Parlamento, a través de sus parlamentarios, ejerció de forma poco educada para un grupo de ciudadanos. Pero poco más.
Me enredé. Lo siento.

Secundino Delgado dijo...

Dulce si no te gusta lo que ves en el parlamento deja tu acta de diputada como han hecho otros y vuelve a la empresa privada.......ah lo siento verdad que tu nunca has trabajado en ese sector

Dulce Xerach dijo...

Secundino Delgado no hablaría así, tendría otros valores, y respetaría las decisiones de los demás.

Se da la casualidad de que sí, resulta que sí trabajé en la empresa privada antes de entrar en política y resulta que ahora lo estoy volviendo a hacer lentamente. Así que ahí pinchas en hueso ¡impostorcillo!.

Secundino Delgado dijo...

En que empresa? Por cuantos meses?...perdona Dulce seamos serios y no engañemos a la gente

Anónimo dijo...

Odio darme la razón pero blanco y en botella:
http://www.diariodeavisos.com/2010/diariodeavisos/content/17446/

domingo dijo...

a los blancos y embotellados, y a ti Dulce: algunos no veran la diferencia pero sigues siendo la más valiente

Dulce Xerach dijo...

Secundino, querrás decir empresas: en varias y durante varios años. Me pagué la carrera entera trabajando. Conmigo pinchas en hueso.

por eso sé que tu ni eres secundino delgado ni le llegas a la altura de los tobillos, para eso hay que estar hecho de otra pasta...

Elena Aleman dijo...

Creo que es injusto pedir a Dulce que si no le gusta que se valla.Creo que su valor-para nosotros como ciudadanos-es precisamente que tiene que aguantar aunque no le guste y tiene que intentar desde dentro cambiar lo que pueda.O al menos decir las cosas como ella las ve,y contárnoslas a nosotros y pedirnos nuestra opinión que es lo que hace y no es nada habitual.

Esa bidireccionalidad que ella pone en práctica a través de su blog es lo que todos pedimos,no mandar,no hacer leyes, pero sí estar en contacto directo con los políticos que hemos elegido.

Gracias Dulce por esta gran oportunidad. Ojalá otros te imitaran.Y ojalá otros se dieran cuenta de lo que vales y te obligaran a seguir en política.No está la cosa como para prescindir de lo poco bueno que nos queda.

Anónimo dijo...

que se vaya, Elena Alemán. Dios, me ha hecho daño a los ojos.

Elena Aleman dijo...

Voto porque se quede.Es de las mejores políticas que tenemos.Ella quiere irse pero yo le pido que se quede.Y si no te gusta anónimo no pasa nada, vivimos en una sociedad libre donde cada uno puede pensar en libertad.

Secundino Delgado dijo...

Dulce creo que era muy fácil la pregunta por que no das datos de donde trabajaste, si es verdad. Esta claro que evades la pregunta por que no tienes currículo. Esta isla es muy pequeña y todo el mundo sabe que tu ascenso político se debió a ser cuñada de Adán Martín, de hecho cuando él se fue del gobierno se produjo tu debacle política que casualidad.

Anónimo dijo...

Vaya por valla. Me refería a eso. Pero se ve que la ortografía se la trae al pairo.

Dulce Xerach dijo...

Los datos de mi curriculum son personales, pero te voy a dar un dato: comencé a trabajar ( y cotizar, y desde entonces no he parado ) en el antiguo Banco de Vizcaya cuando tenía 18 años ( en 1987 ).

Entré en política activa en 1995. Por tanto, como te digo: trabajé en la empresa privada desde 1987 hasta 1995.

Ahora, desde 2007 he vuelto a compaginar ese trabajo, como abogada y he trabajado no solo en España sino en varios países como Cabo Verde y Polonia y no creo que en esos lugares la influencia de Adán Martín sea omnipresente como tu dices ( pobre imitador de Secundino ) sino más bien lo contrario.

No tengo por que dar explicaciones pero las doy con gusto porque no tengo nada que esconder sino al contrario.

Cuando entré en política no conocía a Adán Martín pero sin duda fue lo mejor que me pudo ocurrir: lo considero mi mentor. El fue quien -muchos años después- me presentó a su hermano.

En cuanto a ¿ declive político" ? ¿ consideras declive ser parlamentaria? En mi partido es el puesto más ansiado, cotizado y peleado que hay así que me considero -una vez más- demasiado afortunada.

Por otro lado, la política no es para toda la vida, y hace 3 años decidí -libremente- que esta sería mi última legislatura en política activa, pero no me iré nunca de la política y seguiré trabajando por esta tierra te guste o no te guste. Desde CC y desde asociaciones de la sociedad civil en la que cada vez creo más.

Elena Aleman dijo...

Es cierto, me equivoqué. Disculpas.

Un tipo normal dijo...

Pero Dulce, qué paciencia tienes¿ por qué le haces caso a comentarios como el del tal Secundino?¿No ves que es estúpido perder el tiempo así?

Secundino,sabemos lo que vale Dulce,por mucho que digas o te inventes nadie puede borrar su vida política.Obras son amores.