Se ha producido un error en este gadget.

viernes, 14 de mayo de 2010

En tiempos de crisis.... un bosque ancestral donde evadirse y sentir la presencia de nuestros antepasados.


Una reliquia botánica del Terciario anclada en las montañas canarias, el bosque mediterráneo más salvaje que existe y un ejemplar ecosistema atlántico son, por este orden, tres de los mejores bosques españoles, según la opinión de 10 expertos en la materia consultados por Magazine de la Vanguardia hace un tiempo.

Y la mayoría de los expertos se decantaron por las selvas que juegan en nuestra Primera División vegetal. En este sentido, la laurisilva arrancó encendidos elogios «por su excepcional valor florístico y geobotánico y su importancia en la biodiversidad forestal española» (del Olmo).

Este bosque exclusivo de la Macaronesia, la región insular del Atlántico norte que, junto a Canarias, incluye los archipiélagos de Azores, Cabo Verde y Madeira, es el mayor tesoro vegetal que tenemos. 

Por su exclusividad, sólo se localiza en pequeños reductos apartados y tiene en la isla de La Gomera su masa más importante, aunque también existe un bosque de laurisilva excepcional en Tenerife, en Agua García, Tacoronte, poco conocido pero fantástico. 

Es tan importante porque estamos ante un ecosistema fósil, una reliquia del pasado: sus umbrías nos han llegado directamente del Terciario, hace 65 millones de años, cuando aún quedaba bastante para que el hombre apareciera sobre la Tierra. ¿ Se imaginan como sería esto entonces ? Pues por lo que dicen los expertos bastante parecido a la actualidad. Al menos esto lo hemos sabido conservar.

Y en tiempos de crisis dejarse llevar por las sensaciones que nos rodean cuando empezamos a atravesar los barbuzanos, las doradillas y los viñátigos nos hace trascender del momento presente y ver las cosas desde otra perspectiva más calmada. Lo recomiendo.

2 comentarios:

Robin Hood dijo...

Lo cierto es que tu artículo me ha creado una urgencia tremenda de subir mañana a mi Agua García querida. Gracias!

Keco dijo...

Alli entre la bruma y el silencio es donde nos encontramos a nosotros mismos y abrazamos nuestra realidad, estamos sanos, estamos bien y tenemos libertades. El resto son pequeñas espinas que nos hacen quejarnos al sentir su molestia. Gracias por el blog, Dulce, gracias por ser como eres, una política a seguir, nos representas oyéndonos y dialogando con nosotros los ciudadanos. Dialogas tanto con el que te apoya como con el que te discute y critica, sigue así.