Se ha producido un error en este gadget.

jueves, 26 de noviembre de 2009

Historia de un desencuentro

Una vez, una amiga me dejó escrita en una servilleta una frase de Epicuro:

Vive oculta. Disfruta cuanto quieras pero a cubierto.

Luego nos distanciamos, en realidad éramos terriblemente distintas.

Y volvimos a encontrarnos.

Para volver a distanciarnos.

En el último -y temo que definitivo- acercamiento me prometió darme algo que no llegó a darme nunca.

Según ella nos reflejaba:



Puede que tuviera razón.

5 comentarios:

rainwoman dijo...

Dulce, que entrada más rara esta ¿ De qué va? Me has dejado sorprendida, tu siempre tan clara y concreta.

Jesús Castellano dijo...

Ahí estás tú, en esa servilleta. Hasta ahora te admiraba. Ahora empiezo a quererte. (Estoy tras la pista de Cairasco. A ver si la cosa prospera.)

Anónimo dijo...

No sé si sería tu intención, pero desde el punto de vista literario-gráfico tu "Historia de un desencuentro" me parece un microrrelato genial. Te lo digo sinceramente. Regálanos a los lectores que te seguimos, de vez en cuando, algo así. Todavía sigo pensándolo.

Anónimo dijo...

Poooos... ma' gustao. De verdad. :)

Gabriel Villalobos dijo...

Esa amiga tuya debe ser un poco tonta, o tal vez esté loca si se distancia de ti.Si lo bueno que tienes que es eres distinta y no te acoplas a los demás sino que sigues siendo tu misma.No cambies por favor.