Se ha producido un error en este gadget.

lunes, 23 de noviembre de 2009

El derecho a decir lo que uno piensa

A raíz de mi entrevista en El Día ayer Domingo han llovido opiniones de dos tipos: los que me dicen que la entrevista es buena y valiente y los que dicen -a mi directamente no..- que quién soy yo para decir lo que digo si he sido una privilegiada y niña mimada de Adán.

A los primeros quería darles las gracias. No es valentía, es simplemente la expresión de un derecho: el de la libertad.

A los segundos que quieren saber quién soy yo: les cuento, soy una militante de CC desde hace 22 años que desde que tenía 18 ha currado en el partido y seguirá currando en él porque sigue siendo el partido de mi vida, y porque sigo creyendo que es el mejor, pero con fallos, obviamente, ( no es bueno caer en la ceguera ). Y tengo derecho a decir lo que pienso porque vivo en una democracia.

Y lo digo ahora porque ahora tengo la posibilidad de decirlo. Y lo digo fuera porque ya lo he dicho dentro muchas veces y
¿ para qué ha servido? Y lo digo porque alguien tiene que decir en voz alta lo que muchos pensamos en voz baja. Y lo digo ahora porque aún queda un año y medio para las elecciones y no es un mal momento para la libertad de expresión.

Y sobre todo lo digo porque creo sinceramente que al partido la viene bien hacer algunas reflexiones en voz alta y compartirlas con la sociedad ( si pensara que hago daño no diría ni una palabra, pero no lo pienso: no hablo para hacer daño sino para todo lo contrario ). Y eso -esa diversidad de opiniones- no tiene por qué confundirse con debilidad, sino todo lo contrario: con diversidad. Y la diversidad no es mala ni es buena, es real: no todos somos iguales ni opinamos igual. No estamos en un ejército sino en un partido político que ejerce como tal en un país que vive en libertad.

Y también lo digo porque me pregunto todos los días que ¿ por qué y quién dice que la política solo es posible en las formas y términos de la política de partido, parlamentaria o gubernamental? Quizá lo auténticamente político esté en otros campos de actividad, en un activismo más abierto a la sociedad, en acciones alternativas que no estén bajo presión?

Y lo digo porque creo que ya no nos basta con el partido existente tal y como lo conocemos hasta ahora, porque el mundo está cambiando y se ha vuelto global, y porque es necesario a veces abandonar el status quo y abrir el partido, expandirlo, repensarlo y reinventarlo para seguir ganando elecciones en lugar de ir perdiendo votantes.

Entrevista: http://www.eldia.es/2009-11-22/canarias/2-Coalicion-Canaria-si-eres-mujer-puedes-aspirar-nada.htm

10 comentarios:

J. Ignacio dijo...

Muy valiente tus pensamientos y tu manera de saber decirlos. No pertenezco a ningun partido politico, tengo otra forma muy particular de pensar, ni soy de Tenerife. Nunca me han gustado, los nacionalista, ni independentistas,ni aquellos con los que mis ideas, no estan en acuerdos. Pero no por ello, al igual que leo otros blogs de personas, me ha gustado dejar mi comentario en alucion al articulo que has expuesto en tu blog.
Valiente .... sabes ?. Ojalá en la politica y en el dia a dia hubiesen más personas asi.
Aunque no te conozco, pero si te leo.. solo puede decirte. Felicidades por ser la persona que demuestras ser y tu manera de expresar lo que sientes.

Domingo Valido dijo...

Te felicito por tu entrevista, por este post, por tu valentía, por la confianza que muestras en tus ideas, por tus ganas de reinventar la política, por tu idea de romper con lo preestablecido. No te conozco, ni he seguido tu trayectoria política durante mucho tiempo, pero sinceramente, creo que las ideas que defiendes las llevas dentro, las sientes, las vives, crees fuertemente en ellas. Me gusta la gente que defiende sus principios, aunque no sean generalistas. Eso es lo que transmites.
Ánimo. Un saludo.

Anónimo dijo...

Sólo me asalta la duda de que, como dices, llevando mucho tiempo en un partido político (18 años) sólo ahora es cuando pareces sincera y honesta, sólo ahora que dejas la política en año y medio. Eso sólo demuestra que para estar en política la sinceridad y la honestidad no parecen buenos compañeros de viaje. Ni en ese partido ni en ningún otro. La coherencia, tampoco.

Dulce Xerach dijo...

Una pregunta anónimo, ¿ desde cuándo me sigues, desde qué abrí el blog o desde antes? siempre he sido igual de crítica. En cuanto a mi partido antes era incluso más pesimista.

mo dijo...

Siempre has sido rara, ahora es cuando te entiendo.Una rara avis.Gracias, existes, y eso ya es mucho en esta política que nos rodea.

mo dijo...

Siempre has sido rara, ahora es cuando te entiendo.Una rara avis.Gracias, existes, y eso ya es mucho en esta política que nos rodea.

DT dijo...

Querida Dulce,

sigo apreciando tu actitud.
La libertad es primeramente un fenomeno individual, comienza por uno mismo y luego se expande socialmente.
Lo del renovarse es totalmente natural y logico ya k los dogmas no son propios de estos tiempos.
Muy bien otra vez...quizas un día, proximamente tu actidud NO sea minoría y posiblemente la razón y el buen criterio manden esta tierra.
Un saludo
David

Jesús Castellano dijo...

Muchos la critican, quizá por haber salido (en política) de la costilla de Adán... Tendrá que pagar ese precio, supongo. Por mi parte, me da igual de dónde haya salido, lo que importa es que está haciendo política que da por buena la palabra "democracia", que en usted no es un disfraz de la dictadura... de pequeños dictadores que se reparten las parcelas de poder, caciques del beneficio político... En Canarias, por los hombres de la política, en lo que sé, no doy un euro. Y entre las mujeres, no sé. Usted es la primera en que he visto atisbos de esperanza.

Anónimo dijo...

estaría bien que pusieras un link a la entrevista, así la leemos

Anónimo dijo...

Reconozco tu valentía y tu claridad, y atisbo a una persona razonable y honesta, pero ni tus argumentos ni los de ningún político de estas islas me dan confianza, no la suficiente. Siempre digo que soy apolítico, y nadie me cree, por lo que se empeñan en encasillarme por mis pensamientos en algún movimiento político, y consiguen cabrearme muy seriamente. No creo en ustedes los políticos, y cuánto más estudio la historia menos confianza me transmiten. Lo siento, me gustaría conectar con algunas de tus reflexiones políticas, pero sinceramente son imposibles en estas tierras, y no sigo porque caería en el desprecio ajeno, y ya está bien de eso, ya lo practican tus compañeros de profesión todos los días. Te animo, no obstante, a que sigas trabajando con esa energía y determinación.