Se ha producido un error en este gadget.

domingo, 27 de septiembre de 2009

Asesinato en el comité central....

Con el alma divertida -como diría Sor Juana- gracias a Vazquez Montalban encontré una reflexión de su Carvalho que me parece que cae como anillo al dedo hoy ( ¡y eso que hace casi 30 años desde que la escribió!):

"No es que el fin del siglo ( ahora sería el comienzo... ) confirme las premoniciones utopistas de estos tres autores ( ser refiere a Orwell, Huxley y Zamiatin ), pero en una época de crisis, los sectores más críticos de la cultura viven la pesadilla del hundimiento de todos los modelos y cuando no hay modelos avalados ni avalables no queda otra salida que la utopía o el cinismo, a veces disfrazado de un pragmatismo disfrazado de eficacia histórica disfrazada de la virtud de la prudencia."

Tampoco quisiera ahora ser sarcástica, como no quería Carvalho en esa ocasión, pero la verdad es que me recuerda a algunos ( y sobre todo algunas ) que conozco....

7 comentarios:

Anónimo dijo...

Buena y divertida novela, disfrútala.

Tomás Pérez León dijo...

Quería decirle que no participo nunca en su blog pero a veces entro y leo lo que está escribiendo.Y a veces he pensado que está a punto de decaer y dejarlo, y entonces va usted y me sorprende, como hoy, con algún comentario que requiere ingenio y sentido del humor.Puede que muchos no comulguemos con sus ideas políticas pero sí que respetamos ( y admiramos muchos ) que siga con este diálogo ciudadano.No es algo que debería verse de manera tan aislada y especial,pero en Canarias no es habitual y se agradece como agua de mayo.Gracias

canario en el exilio dijo...

No sé si tuvo la oportunidad de ver una exposición dedicada a Vazquez Montalban que estuvo abierta al público hace algún tiempo en Barcelona.

Dulce Xerach dijo...

Perdón, que no era Carvalho quien hacía esta reflexión, sino un excomunista que aparece en la novela, pero seguí tan entretenida que no lo rectifiqué hasta ahora...

Si, vi esa magnífica exposición sobre Vázquez Montalbán en Barcelona, en el Palau Robert. Intenté traerla a Canarias pero era carísima...

Dulce Xerach dijo...

Gracias tomás

Anónimo dijo...

Una entrada original,sin la presión del día a día.Se ve que disfrutas mucho de los domingos y días libres.

Manuel dijo...

Dulce ¿por casualidad tu formas parte de la comisión de energía del Parlamento?