Se ha producido un error en este gadget.

lunes, 10 de agosto de 2009

CAPITULO 3.- EL TANQUE: LA ARQUITECTURA MÁS PREMIADA.

3.- LA ARQUITECTURA MÁS PREMIADA.

Esta sencilla y respetuosa intervención arquitectónica es probablemente la obra más premiada y publicada de Canarias; fue galardonada con el PREMIO REGIONAL DE ARQUITECTURA MANUEL ORÁA Y AROCHA en 1998 (Colegio de Arquitectos), destacada por su “brillantez y acertada disposición secuencial de los recorridos de acceso al espacio interno” así como el uso de un [lugar] de “características únicas”.

Fue una noche mágica, en el CAAM, en las Palmas de Gran Canaria, la de la entrega de esos premios porque el tanque estaba a punto de ser demolido y este premio era un espaldarazo importante. Además tenía otros motivos personales para estar feliz: otro de los edificios premiados era mi casa.

También fue seleccionado en los premios IBERFAD (Barcelona) en el mismo año y premiada –distinguida- en la V BIENAL DE ARQUITECTURA 1999, organizada por el Ministerio de Fomento y el Consejo Superior de Arquitectos de España. Además, se ha dado a conocer, tanto el espacio como su diseño gráfico, en ARCO (Feria Internacional de Arte Contemporáneo) desde el año 1998.

Por otro lado, la línea gráfica del Espacio Cultural “El Tanque”10 fue también galardonada con el Premio LAUS´99 de Comunicación Municipal (12 de mayo de 1999, otra noche plena y muy divertida la que vivimos Cristina y yo en Barcelona), convocado por la Asociación de Diseñadores Gráficos, ADGFAD, de Barcelona; la autora del diseño, Cristina Saavedra, es la diseñadora gráfica del área de Cultura del Cabildo de Tenerife. El certamen es el más importante y prestigioso de cuantos se conocen en España dentro del campo del diseño. Este mismo trabajo fue seleccionado asimismo para una exposición que se celebró en abril de 2000 el Museo Nacional Centro de Arte Reina Sofía (Madrid) que llevaba por título “Signos del Siglo. Cien años de Diseño Gráfico en España” y para la muestra “¡Ahora diseño! que organizó el Instituto de la Juventud en marzo de 2001 en la Sala Amadís de Madrid .

Cristina Saavedra lo explica así:

La plena integración de los tres ejes fundamentales del proyecto –espacio, programación cultural y diseño gráfico- se traducen hoy en una realidad viva y dinámica, que ha traído a la isla nuevos aires de entusiasmo e ilusión creativa, dejando atrás los humos de pasados ambientes industriales”. “Programa de identidad gráfica para el Espacio Cultural «El Tanque»”, en Revista On Diseño, Nº. 206, 1999.

Estábamos pues ante la creación de un nuevo monumento urbano, con identidad propia, que da cabida a los acontecimientos culturales no convencionales, donde la multifuncionalidad y especialización, dos tendencias contrapuestas, se dan cita, además de la diversidad y polivalencia. Se convierte por esta causa, y por las enumeradas con anterioridad, en una de las “obras arquitectónicas” de mayor impacto y repercusión de la ciudad de Santa Cruz de Tenerife. Y estas cosas se premian, no se derriban.

Estábamos ante algo, un fenómeno cultural, que cualquiera con un poco de sentido común se daba cuenta de que teníamos que mantener en el tiempo.

Aunque la idea inicial fuera dar a conocer de manera efímera cómo era un tanque de petróleo, desde los primeros meses de su apertura, ante las impresiones que generaba su naturaleza, la creatividad que liberaba y las ideas e imágenes que se iban creando en su interior, supe cuál era mi trabajo y mi deber. Conseguir que el Tanque siguiera en pié. Y esa sí que fue una apuesta inicialmente mía. Adán no se lo podía creer cuando le dije que estaba decidida a intentar utilizar todas las vías democráticas posibles para salvar ese espacio cultural. De entrada sabía que era difícil, los planes urbanísticos de la zona estaban hechos y los terrenos y derechos repartidos. Me fastidiaba no cumplir con nuestra palabra inicial de devolver el espacio pero las circunstancias nos habían desbordado. Había ocurrido algo imprevisible inicialmente. Por eso lo intenté.

Y en eso llevo desde entonces.