Se ha producido un error en este gadget.

domingo, 15 de febrero de 2009

DEMASIADA MALDAD

DEMASIADA MALDAD

Creo que la política, como dice Emilio Lledó en el Babelia de esta semana, está llena de maldad.

Estamos inmersos en un proceso creciente de corrupción real y, sobre todo, en una espiral de corrupción mental. Ambas tienen lugar por la inevitable lucha por existir en la naturaleza que nos constituye, y por el inmenso territorio social y político que hoy más que nunca nos asfixia.

“Un territorio donde se montan prestigios y desprestigios, se tergiversan los hechos, se trastornan los cerebros y se mantienen como verdades intocables palabras desgastadas y casi siempre vacías o mejor dicho, vaciadas, como democracia, gobierno, identidad, justicia, libertad, solidaridad, etc.”

Sigue diciendo Emilio Lledó en el País de hoy que el problema es delicado y difícil, no sólo de resolver, sino incluso de plantear. Y yo lo he comprobado en la entrada de este blog sobre las acusaciones injustas de corrupción donde a algunos no les importa que inocentes sean quemados en la hoguera. A veces algunos gritos y pontificaciones me recuerdan a los gritos históricos de la Inquisición. A veces ver a personas que se creen en posesión absoluta y única de la lógica y la razón me da miedo.

Está claro que el sistema ya no funciona. Se juzga a la gente antes de que los tribunales dictaminen, se juzgan todos los posibles delitos menos la mentira reiterada y generalizada y resulta que lo que en EEUU es tenido tan en serio como el no mentir ante el Parlamento aquí se premia porque el parlamentario tiene derecho a decir lo que quiera, mentir, vilipendiar y destrozar los prestigios y las vidas de unos acusados que aún no han sido, y tal vez no lo sean nunca, declarados culpables.

¿ Y me dicen que no hay temas de los que hablar y temas que cambiar en el ejercicio de la política de hoy en día? Tenemos mucho de que hablar, pero casi todo el mundo se esconde. Nadie cree en la política, empezando por muchos políticos que se llenan la boca diciendo que sí que creen pero que a la hora de la verdad no quieren que las cosas cambien, solo quieren la alternancia en el poder para que nada cambie.

Esto es solo una entrada pesimista. Supongo que todo no está perdido pero ¿ cuándo comenzará a tomar forma un movimiento que de verdad promueva la vuelta a los valores democráticos, a la necesidad de la convivencia sin tener que mordernos unos y defendernos de las mordidas otros, a la filantropía que hay o debe haber detrás de toda acción política. No somos perfectos, somos humanos pero podemos hacerlo mejor

15 comentarios:

pablo dijo...

Hola Dulce, Buenos Dias.

Es cierto lo que dices respecto a la poítica. Pero ese ambiente de poder coger lo que no es mío, lo que no me pertenece...el querer tener más siempre que el otro. No más, sino mucho más. El egoísmo, el pensar en mí, cuando vivimos en un planeta único. La maldad, sí. Cada vez aumenta más . Los hombres de buena voluntad deben ahora más que unca luchar para combtirla.

"Para el que no tiene nada, la política es una tentación comprensible, porque es una manera de vivir con bastante facilidad"
(Miguel Delibes).

Reflexionemos sobre la sociedad actual y la extensión del mal y permisividad ante el mismo. De hecho, el probema es que se ha relativizado tanto todo, que los seres humnos y asolo buscan el placer, dinero, materialismo,etc.
Creo que una sociedad humanamente cristiana sería lo ideal. No conozco otra mejor.

Buenos dias.

elintenso dijo...

Esa es la realidad desde hace demasiado tiempo y por culpa de gente que todos conocemos. Ese es el pasado y el presente.
Ahora imaginemos el futuro.

Salvemos el Cine Víctor dijo...

Estimada Dulce Xerach,

Hemos podido leer en una reciente entrevista concedida al periódico La Opinión, así como en una entrada de su blog, su afirmación sobre la calificación de protección del Cine Víctor como Bien de Interés Cultural (BIC).

Sin embargo, el Cine Víctor no figura como BIC ni dentro del Registro de la página web del Ministerio de Cultura, ni tampoco en la información de la ficha del catálogo del PGOU de Santa Cruz de Tenerife.

Dado que una de las reivindicaciones principales de la Plataforma contra el Cierre del Cine Víctor (así como también lo expresaron los profesores de la Universidad de La Laguna en rueda de prensa), es su Catalogación como BIC, le rogamos que o bien nos confirme que ya lo es o bien rectifique sus afirmaciones en el mismo Diario donde se publicó su entrevista.
En este último caso, y entendiendo su deseo compartido con el de esta Plataforma de la catalogación de tan emblemático edificio como BIC, le pedimos que desde su posición parlamentaria promueva la incoación del expediente a tal efecto.

Por último, le informamos que hemos querido hacer pública esta consulta publicándolo en nuestro blog, así como por medio de envíos de e-mails a los profesores de la Universidad de La Laguna y por medio de Cartas al director en el Diario La Opinión.

Esperando recibir su aclaración al respecto se despide atentamente,

Plataforma contra en Cierre del Cine Víctor
http://noalcierredelcinevictor.blogspot.com/

Versus dijo...

Querida Dulce:

este debate que planteas es tan antiguo como la misma historia de la humanidad. Supongo que no es decir mucho. Pero no dejo de pensar que la doble moral es parte del teatrillo que nos montamos todos en la vida diaria. Supongo que la cuestión esta viva cuando se entrelazan múltiples intereses, pero eso tampoco justifica cualquier proceso de corrupción. Tampoco creo que el cristianismo sea la solución. Siempre ha existido la lucha por el poder y la ambición por la propiedad de uno y la ajena. No sé. La bondad y la maldad son relativas, inventos, cualidades de las cosas. La religión es un amigo invisible que ayuda a mucha gente a seguir adelante. Pero todo ello son soluciones que nos imponemos. El ser humano no es bueno por naturaleza. Y el peor enemigo de cada uno es cada uno. La legislación es un macrocódigo de conducta, pero sabes Dulce que puede servir para justificar la corrupción. Yo, en realidad, aunque sea más bien optimista, difícil ¿no?, creo que la solución, si la hay, está en cada uno de nosotros. Pero no desde el dogma, sino desde un pacifismo más libre y generoso.
La sociedad humanamente cristiana, como dice PAblo, tampoco es la solución, es un modelo más, pero no contesta a todas las formas de expresión social, incluso las excluye irracionalmente.
Yo solo creo que el mayor placer de la vida es el de sentirse libre. Aunque sea soñarlo porque es imposible.

besos.

Dulce Xerach dijo...

Lo del Cine Victor:

Lo cierto es que me han dejado ustedes con la duda: ¿ puede que no se haya declarado y que solo se haya "incoado" el expediente de Bic?

Intentaré averiguarlo cuanto antes.

En cualquier caso, si ustedes quieren ir adelantando el procedimiento es suficiente con enviar un escrito al cabildo solicitando que se incoe el expediente de BIC.

En su día creo recordar que se protegió solo la sala, pues el edificio en realidad no tiene especial valor.

elintenso dijo...

Es un extracto de una entrevista al escritor Luis León Barreto. Me parece acertada en su visión de la raíz del problema cultural canario (pcc):

-¿A pesar de los nombres de Benito Pérez Galdós o Tomás Morales, la literatura canaria es una gran desconocida entre los propios isleños?

-Por supuesto. Lo achaco a que el nivel cultural del pueblo canario sigue siendo bajo. A lo que se une el bajo nivel de las universidades canarias. Son universidades que no dialogan con la sociedad. La enseñanza cada vez es menos humanista y sigue la estela de la docencia estadounidense, más orientada hacia la tecnología y lo pragmático. En las Islas, los partidos políticos actúan de una manera muy partidista.

-En unas recientes declaraciones suyas denuncia la inexistencia de modelo cultural en Canarias.

-La cultura en el resto del estado español es un elemento muy válido y útil para construir la identidad. Sin embargo, en Canarias existe un modelo cultural "a la venezolana". Digo un modelo venezolano porque no hay una planificación de los recursos que se deben manejar ni de los sectores en los que se tiene que actuar. Se actúa "parcheando" sin crear infraestructuras culturales. Por ejemplo, no se sabe qué hacer con los yacimientos arqueológicos ni con los museos. Se malgasta el dinero sin que haya una visión de conjunto. No se cuidan las bases de la cultura como, por ejemplo, las bibliotecas. Hay un Festival de Música, que sin duda es importante, pero que atrapa una excesiva cantidad del presupuesto de cultura. Se tiende a una cultura pirotécnica y aristocrática, olvidando que hay que construir desde la base.

Salvemos el Cine Víctor dijo...

Estimada Dulce Xerach,

le agradecemos su respuesta, y le rogamos por favor que mientras no aclare la cuestión no diga en ninguna otra entrevista que el edificio es BIC, ya que estas afirmaciones, viniendo de una persona que ha ocupado sus cargos, llevan a confusión.
Si no lo es, sin duda presentaremos un escrito al cabildo cuanto antes pidiendo la incoación del expediente.

Plataforma contra el cierre del Cine Víctor
http://noalcierredelcinevictor.blogspot.com/

elintenso dijo...

Tiene gracia que te remitas a Lledó.

Luis Fuentes dijo...

Hola Dulce,

Aunque nunca he comulgado con tu labor en los últimos años -ni con muchas de tus ideas nacionalistas-, gracias a este blog he descubierto que tu nivel de compromiso con la política, la transparencia, la democracia y tus propias convicciones, está a años luz de la que demuestra el resto de integrantes de tu partido. Aún puedes jugar un importante papel en el diseño de una sociedad como la que llevamos tiempo deseando y anhelando, aunque dudo que puedas -o te dejen- hacerlo en CC. Falta gente como tú y sobran políticos mediocres, porque como decía Francisco Pi y Margall, "las convicciones políticas son como la virginidad: una vez perdidas, no vuelven a recobrarse".

Hace falta valor para enfrentarse al diálogo y a la crítica abierta e incondicional de los ciudadanos. Y tú lo haces aunque te intenten crucificar dentro de tu partido y fuera de él.

Terminaré citando a Charles de Goulle: "Como los políticos nunca creen lo que dicen, se sorprenden cuando alguien sí lo cree".

Gracias por creer en lo que dices.

rainman dijo...

Dulce, que afirmes que el edificio del Cine Víctor no tiene especial valor me deja anodadado. ¿Realmente te has parado a observar su calidad estética e histórica? La decoración de la fachada, los balcones de madera, el remate...

Entonces, ¿qué consideras tú un edificio de valor? O_o

http://www.santacruz-es.com/parcial.php?id=96

lluviaen dijo...

Dulce , es Movimiento Ciudadano que añoras ya existe. Yo pertenezco a el, se llama Movimiento Ciudadano hacia la Republica Constitucional. Voy a intentar resumir nuestra propuesta, porque, aunque parezca imposible, tenemos ideada la solución política a este desaguisado: se llama República Constitucional, y consiste más o menos en esto:

El Estado de partidos ya no tiene razón de ser- resulta inmejorable para hacer realidad lo que posiblemente signifique un paso decisivo en la política contemporánea.
Éstas son, en la praxis, las sencillas líneas maestras de la República Constitucional
1.- Separación de poderes: los ciudadanos eligen al poder Legislativo y al poder Ejecutivo directamente y por separado.
1.1.- Poder Legislativo: España se divide en cuatrocientas o cuatrocientas cincuenta circunscripciones-mónadas- electorales de unos cien mil habitantes cada una. Mediante el sistema electoral mayoritario -a doble vuelta si fuese necesario-, sólo un representante por circunscripción-mónada- sale elegido para la Asamblea Nacional -única cámara existente-.
1.2.- Poder Ejecutivo: una sola circunscripción, la Nación en su totalidad, para elegir al presidente de la República. Por sistema mayoritario, a doble vuelta.
1.3.- Poder Judicial: desaparición del Tribunal Constitucional. La única y más alta instancia del Judicial es el Tribunal Supremo, que es elegido mediante sufragio restringido a los miembros de la judicatura.El Poder Judicial se elige entre jueces, abogados en ejercicio y hasta el último funcionario de Justicia.
1.4.- La independencia de los poderes queda, a grandes rasgos, asegurada por las siguientes reglas de juego:
El Ejecutivo puede vetar una ley aprobada por el Legislativo, para lo que tendrá que dimitir.
El Legislativo puede interponer una moción de censura al Ejecutivo, para lo que tendrá que disolverse.
Potestad de cualquier juez para declarar inconstitucional una ley. El recurso será automática y directamente elevado al Tribunal Supremo, que habrá de pronunciarse -no hay un órgano intermedio entre el juzgado y el Supremo-.
2.- Representación y participación de los ciudadanos: se asegura el derecho de los ciudadanos a elegir y deponer a sus representantes y gobernantes de la siguiente manera:
2.1.- Poder Legislativo: debe ser representativo de la sociedad, y las mónadas republicanas, circunscripciones electorales con el mismo número de representantes, así lo aseguran. ¿Cómo sería el proceso de elección? Mediante sistema electoral mayoritario, el representante ganador es investido en presencia de los aspirantes perdedores, alcaldes y demás fuerzas políticas de la mónada, en acto solemne. A partir de ahora, él representará a la mónada en la Asamblea y a aquélla regresará cada cierto tiempo para rendir cuentas de sus actuaciones. Los electores, con mandato imperativo, pueden revocar el nombramiento de su representante si éste no cumple las promesas de la campaña electoral o si es declarado culpable de algún hecho delictivo. Es la mónada la que paga el sueldo del diputado.
2.2.- Poder Ejecutivo: es el representante del Estado, elegido en circunscripción única. El Ejecutivo recaerá en dos figuras: el presidente de la República, con sus ministros, y una figura mediadora entre el Estado y la sociedad civil: el presidente de la Asamblea Nacional, a cuyo nombramiento podrá acceder cualquiera de los diputados del Legislativo que se postule y que será elegido entre ellos mismos mediante votación. Como vemos, la presidencia de la Asamblea se define como una institución mixta mediadora entre los que aprueban las leyes y quien la ejecuta. Así pues el presidente de la Asamblea tendrá la potestad de sancionar las leyes emanadas del Legislativo, no en nombre del Jefe de Estado -el presidente de la República- sino en el de la República misma. La intermediación se hará efectiva en el momento en que el devenir político se crispe por la confrontación ideológica. Así, por ejemplo, el presidente de la Asamblea puede vetar una ley; consecuentemente, el Legislativo elevará el conflicto al presidente de la República. Éste puede hacer dos cosas: o sancionar finalmente la norma aprobada o, siguiendo la iniciativa del presidente de la Asamblea, vetarla, para lo que tendrá que dimitir y disolver la Asamblea para que los ciudadanos diriman el conflicto creado. La idea que establece esta institución mediadora es que, así como el Estado no debe interferir en la propuesta y en la aprobación de las normas que han de regir a la Nación, la sociedad y sus representantes no deben intervenir en la eficacia de las leyes y su sanción, pues esta potestad únicamente pertenece al Estado.
3.- Los partidos políticos dejan de ser órganos estatales. Pasarán a financiarse con las cuotas de sus afiliados; las donaciones habrán de llevarse a cabo con luz y taquígrafos. Las campañas electorales pasan a ser gratuitas en los distintos medios de comunicación por ley. Se prohibirá el carnaval de carteles y pancartas que han inundado, hasta ahora, nuestros municipios en las distintas campañas electorales.
4.- Municipios: el mismo sistema para los municipios. Separación del poder Legislativo -concejales- y el poder Ejecutivo -alcaldes-. Ambos accederán mediante elecciones distintas y con sistema electoral mayoritario.
5.- Distribución territorial: las competencias básicas de gobierno -fiscalidad, educación, sanidad, fuerzas del orden y justicia- pasan a depender del Estado central. Las actuales Comunidades Autónomas sobreviven como demarcaciones judiciales y/o administrativas. Las tres comunidades lingüísticas conservarán sus Parlamentos, pero no el Ejecutivo. Es una solución intermedia -al estilo del parlamento escocés o galés- entre el centralismo absoluto -que no ha dado buenos resultados- y el dislate autonómico actual -que los ha dado peores-. Los nacionalismos no serán erradicados, obviamente, pero tendrán la justa fuerza que los ciudadanos quieran darles. La mayoría de las competencias que actualmente tienen las Comunidades Autónomas -excluyendo las cinco mentadas más arriba- pasarán a los ayuntamientos.

Angel Garzón dijo...

La verdad es que la entrada resulta de lo más pesimista que se pueda leer al respecto, pero, por desgracia, además resulta de lo más real y creible.

Desgraciadamente, el problema de que no se crea en la política, a mi parece viene dado por un factor claro y conciso: La política sólo cree en el hombre, un puñado de días cada cuatro años. Así que no puede esperar que el pueblo crea en la política demasiado tiempo. Las creencias tienen que ser bidireccionales, o no sirven de nada. Los que están en el poder, no cuidan de cumplir sus promesas, y los que están en la oposición, se dedican a tirarse por tierra entre ellos mismos.

En verdad, ya no existe la democracia, mas que en esos días que se nos da a elegir quienes pertecerán a la distinguida testa de dirigentes que dictaminarán invariablemente sus condiciones, sin tener en cuenta para nada, que las personas que decidieron sobre su futuro tengan voz y voto en un día cualquiera. Obviamente, no todo se puede votar por referendum nacional, pero una nación callada durante 1460 días, diga lo que díga al día siguiente, será agua de borrajas. Y el problema es de unos, por consentir que los gobernantes manipulen la verdad a su antojo, y de otros por tener la cara tan dura de hacerlo.

Respecto a tu última reflexión, humildemente la cambiaría por: "debemos hacerlo mejor", pues de lo contrario nos habremos quedado a medio camino de ningún sitio, pues desgraciadamente, ni querer es poder, ni poder es querer.

Los políticos no han de olvidar que lo que tienen con el pueblo es una deuda pendiente durante 365 días al año. Y el que no pueda soportarlo, no debería presentarse a nada. La política, en democracia, se debe al pueblo. Pero es que apostaría que hay gente qoe ocupan puestos medianamente relevantes de la política, que ni tan siquiera conoce el significado etimológico de dicha palabra.

Saludos.

elintenso dijo...

Buenos días, Dulce. Se impone un post sobre lel último congreso local de CC de Santa Cruz, ¿no crees?

Dulce Xerach dijo...

Hola intenso, te echaba de menos. ¿ qué tal tu proyecto?

En cuanto al congreso de CC de Santa Cruz aún no tengo ganas de decir nada. Creo que las cosas hay que dejarlas madurar.

Solo te puedo contar que no quería estar en la ejecutiva. Ni me lo propuso Bermúdez. Pero si lo hubiera hecho hubiera dicho que no..

Las razones? ya te digo, tal vez en otro momento, ahora prefiero pensar...

Cuéntame algo de lo que haces estos días

Federico García Barba dijo...

Mucho me temo que las cosas de la política van mal actualmente. Y también en nuestro entorno. Lo siento, Dulce pero deberías echarle un vistazo al diagnóstico que ha hecho sobre el tema, Alejandro Nieto. Es devastador.
He escrito una reseña sobre su libro en http://islasterritorio.blogspot.com/2009/02/el-desgobierno-de-lo-publico.html
Quizás ya lo hayas visto, pero en caso contrario te convendría ojearlo para que salgas de dudas.