Se ha producido un error en este gadget.

miércoles, 26 de noviembre de 2008

La Seguridad en las Galerías de Agua

El pasado 12 de noviembre hice como parlamentaria la siguiente pregunta al Gobierno:

En que punto del procedimiento se encuentra el proyecto de Decreto que el Gobierno de Canarias está tramitando sobre la seguridad en las Galerías de Agua?

La respuesta llega hoy en la prensa:

El Gobierno aprueba el decreto sobre la seguridad en las galerías y pozos
La normativa obliga a cada Isla a elaborar un censo de todas sus infraestructuras hidráulicas


El Consejo de Gobierno aprobó ayer el decreto que regula la seguridad en las obras e instalaciones hidráulicas subterráneas. El objetivo de esta regulación es dotar al Archipiélago de una normativa con la que se mantenga, en todo momento, un alto nivel de seguridad en los pozos y galerías, tanto cuando haya actividad minera realizándose en su interior como cuando no la haya, indicó ayer el Gobierno en una nota.

Entre otras medidas, la normativa obliga a la creación de un censo que permita tener actualizada en cada Isla la localización y fase de vida en la que se encuentra cada infraestructura de este tipo.

La muerte de seis excursionistas en la galería de Piedra de Los Cochinos, en Los Silos, en febrero de 2007, ha servido de detonante para la nueva normativa, que prevé distintas medidas de precaución para cada tipo de infraestructura, con predominio de las medidas de seguridad minera en los pozos, y el cuidado de señalización y cierres para las galerías.



Señalización

El decreto especifica claramente el tipo de señalización exterior que debe existir en cada infraestructura hidráulica. Concretas medidas de las señales y tipo de mensajes que deben ofrecer. De igual modo, establece las características de las puertas de entrada y salida de estas instalaciones.

La normativa afecta a las galerías, pozos, túneles-acueductos y otras infraestructuras hidráulicas como zanjas, socavones o sondeos de gran diámetro construidas por la industria del agua y creen riesgos para las personas que puedan penetrar en ellas.

4 comentarios:

Francis Marrero dijo...

Hola Dulce,
Antes que nada decirte que admiro tu gran personalidad e iniciativa en los campos, en los cuales has desempañado tu actividad política.

Soy diseñador y me preocupan todos los temas que conciernen al mundo de la señalización.

Nuestras islas adolecen de un Plan de Señalización homogéneo y que funcione sobre todo en temas como el que comentas.

Ni que decir tiene que la Administración Autonómica nunca ha comtemplado el "Buen Diseño", como herramienta de Innovación para nuestra sociedad.

Se reconoce un territorio y su desarrollo por la calidad y la buena ubicación de una señalética adecuada.

A ver si puedes desde tu escaño hacer algo por el Diseño en Canarias.

Un abrazo

Guildor dijo...

Hola Dulce...

Acabo de encontrar tu blog, y me hubiera gustado entrar a comentar algo más alegre, pero encontré este post.

Era muy amigo de uno de los astrofísico que murió en esa galería. Un buen compañero de clase cuando estudiábamos, y con quien me iba de juerga y reía y bebía hasta que no podíamos más. Entonces nos pasabamos por la torre de química a mirar embobados a las chicas que atravesaban la milagrosa para intentar llegar a tiempo de coger la 014 (en aquellos tiempos no teníamos tranvía)

Era un trabajador italiano, un votante, un científico, un número y unas iniciales en la lista de víctimas de un accidente... le vi llamarle de muchos modos en los medios después de aquello, pero para mi y para muchos, sólo fue nuestro amigo. Y seguiría bebiendo con nosotros si esa galería hubiera estado señalizada.

Sé que a veces se puede perder el interés, se puede dejar que los papeles y las enmiendas se vayan amontonando uno tras otro... este comentario sólo era para recordar que esto no le ocurre a iniciales, sino a amigos, que vuestro deber es intentar que no vuelva a ocurrir y animarte a que dentro de tus posibilidades intentes que se haga lo más rápido posible.

Gracias por abrir tu blog, es bueno saber que hay una vía abierta para poder hablar con vosotros.

Dulce Xerach dijo...

Hola Guildor. Lamento mucho lo de tu amigo. No creas que para mi es un número. No es que pueda hacer mucho pero lo que esté en mi mano intentaré hacerlo para que no vuelva a ocurrir.

Grupo de Acción dijo...

Estimada Sra. Pérez,
Comentar algunas cosas respecto a esta entrada que publica:

Dice el Gobierno que "La normativa obliga a cada Isla a elaborar un censo de todas sus infraestructuras hidráulicas". Bueno, resulta que el decreto, que es algo positivo, no incorpora nueva legislación, si no que reúne, reordena y especifica, la legislación dispersa que ya existía en el momento de la tragedia. En particular, el art.38 de la Ley de Aguas de Canarias (1990), dice: "Los planes hidrológicos insulares, en sus respectivos ámbitos, contemplarán los siguientes extremos: 2. Inventario general de los heredamientos, comunidades y entidades de gestión del agua. ... 3.f Enumeración, situación y trazado real de los pozos y galerías existentes ... etc.

La pregunta que uno se hace, aparte de por qué han tardado casi 2 años en aprobar este decreto, es qué va a hacer el Gobierno Regional, Insular, Aytos., y el Parlamento de Canarias, para que se cumpla la Ley. Porque la tragedia demostró que no es suficiente este decreto, como no lo fué la ley vigente.

Como ciudadano, mas que preguntas al Gobierno, me gustaría ver que nuestros diputados toman una acción determinante para que se cumpla la Ley, se me ocurren muchas, por ejemplo, haciéndola mas severa para que los propietarios de galerías se lo piensen dos veces antes de actuar de manera negligente. Lo siento, pero mi Parlamento, en particular los grupos que apoyan al Gobierno, no ha estado hasta el momento a la altura en este caso.. fueron mas rápidos para 'blindar' el carnaval que para blindar las galerías, aún siguen cientos sin señalizar.

Si que pueden hacer. Si de verdad quiere que no se repita, proponga modificaciones de la Ley consecuentes, y hable con los dirigentes de su partido, porque lo único que falta es voluntad política.

Un saludo,
Sergio Lourenso